Mejore los hábitos de gestión

Si los ejecutivos realmente desean reducir la complejidad, deben identificar de qué manera sus propios patrones de conducta (a menudo no intencionados) complican las cosas, y contraer un compromiso personal con la simplificación.

Como parte del esfuerzo de cambio en ConAgra, Gary Rodkin invitó a su equipo senior a sugerir formas con las que él pudiera gestionar de una manera más simple y eficaz.

Una cosa que aprendió fue que a veces no especificaba qué persona debía liderar en algún tema. Eso generaba lo que el equipo llamaba “pelotas saltarinas”: múltiples ejecutivos que suponían que ellos lideraban o que algún otro lo hacía.

Luego, los miembros del equipo se peleaban por agarrar la pelota, creando confusión; o, en algunos casos, nadie trataba de agarrarla. Trabajar esto con su equipo como un tema colectivo tuvo un poderoso impacto, mucho más allá de la propia conducta de Rodkin,que con su método de simplificar las cosas sacó adelante la compañía.

Temas relacionados