Perfección dental en furor

La constante publicidad y las facilidades de financiación para la mayoría de tratamientos parecen estar detrás del éxito de los centros odontológicos.

Hasta hace más de una década brackets era una palabra desconocida para la mayoría de colombianos. Quien usaba estos aparatos correctivos en su boca era visto como un extraterrestre y se tenía la certeza de que era una persona con recursos económicos suficientes para pagar un costoso tratamiento que a la vuelta de dos años le iba a dejar los dientes en su lugar.

Hoy, el que es tratado como alienígena es aquel que no sabe el significado de ortodoncia o frenillo. Gran parte del cotidiano conocimiento sobre salud oral que tiene nuestro país es consecuencia de constantes campañas de publicidad que a diario invitan, con descuentos, ofertas, facilidades de pago y tratamientos novedosos, a quienes aún no tienen una sonrisa perfecta.

“A esto se suma el hecho de que la población tiene como prioridad cuidar su autoestima. Una ventaja adicional es que, en gran parte del país, ya es muy fácil acceder a una clínica dental”, explica Santiago Huertas, presidente de la organización Sonría, una de las empresas odontológicas que hace parte de la creciente industria dental.

Sonría tiene actualmente 76 clínicas odontológicas, en 36 ciudades del país, enfocadas principalmente en los estratos 3 y 4 de la población y ofrece diversos planes de financiación que le permite tener cada mes entre 90 mil y 100 mil citas.

Según Huertas, “la organización es pionera en el país desde hace más de 20 años, cuando trajo a Colombia el concepto de clínicas dentales. Nuestro objetivo es darle a nuestros pacientes productos y procedimientos de alta calidad a precios razonables y para ello tenemos una alianza con nuestros proveedores. Somos eficientes comprando insumos y ese beneficio se lo trasladamos a los pacientes”.

El ahorro en insumos y compras en grandes volúmenes también hace parte del plan de negocios de Dentisalud, una red de clínicas que apareció en el mercado en 1995, como resultado de la idea de cuatro odontólogos que querían ser empresarios y generar ingresos más estables con su profesión.

“Tenemos hoy 22 clínicas en distintos puntos del país. Nuestra característica básica es que todo es manejado por odontólogos profesionales, desde lo administrativo hasta lo tecnológico; esto nos da un gran soporte, sumado a que tenemos la certificación de calidad ISO 9001”, afirma la directora comercial de Dentisalud, Olga Lucía Valenzuela.

Un tratamiento de ortodoncia en estas clínicas, que dure mínimo 24 meses, cuesta $1,4 millones y un blanqueamiento dental, en promedio, $300 mil.

El plan de negocios de las clínicas dentales incluye el sistema de franquicias que les ha facilitado la llegada a varias ciudades del país, grandes y pequeñas, de manera más rápida que si lo hicieran por cuenta propia.

La mayoría de las clínicas son de propiedad de las empresas y en las que operan bajo el formato de franquicias, participan inversionistas externos, pero son administradas por las empresas, lo que garantiza que en todas se cumplan los mismos lineamientos de atención al paciente y los niveles de calidad.

En el caso de Dentisalud, siete de las clínicas operan bajo el formato de franquicia y a finales de 2008 esperan abrir otras 5 bajo este sistema. Una de sus franquicias puede costar entre $300 y $350 millones, incluido el derecho a utilizar el nombre de la institución y el montaje de la clínica”.

Las redes odontológicas le apuestan también a crecer en el mercado internacional. Dentisalud busca llegar a países cercanos en los próximos años , luego de que logre una cobertura total en el territorio nacional.

Sonría, que ya tiene ocho clínicas en México, tiene como objetivo instalarse en todos los países de Hispanoamérica, y ya inició contactos para primero hacerlo en Venezuela, Perú y Ecuador.

Corrigiendo sonrisas famosas

Christian Salazar se ha convertido en el hombre detrás de muchas de las sonrisas famosas que a diario se ven en la televisión, las pasarelas y las revistas y periódicos nacionales.

Este manizaleño es odontólogo estético, especializado en el diseño de sonrisa. Por su consultorio han pasado modelos como Claudia Bahamón y Lina Marulanda, reinas de belleza, como Adriana Tarud, y actrices tan reconocidas como Isabella Santodomingo.

“La preocupación de las personas hoy es la estética y la apariencia. La publicidad muestra todo el tiempo sonrisas súper bonitas, además, cuando se entabla una conversación siempre el punto focal son los dientes, y una sonrisa linda abre muchas puertas”, enfatiza Salazar, quien también se encargó de perfeccionar las sonrisas de los participantes del reality show Cambio Extremo.

En cifras

$1,4 millones es el precio mínimo de un tratamiento de ortodoncia, que puede durar aproximadamente dos años.

$300 mil es el precio promedio de un blanqueamiento dental con láser. Dependiendo del color de los dientes, se requiere de dos o tres sesiones.