Petróleo, a la ‘deriva’

El barril del considerado oro negro, no para de subir. Las alzas en los combustibles en todo el mundo están llegando a niveles jamás antes imaginados y las consecuencias directas en el aumento de alimentos están siendo causadas precisamente por el alto costo de los fertilizantes, provocados por el incremento marcado en la venta del barril de petróleo.

Un panorama negro que ni los mismos jeques de la industria han logrado explicar, y que tiene al mundo entero con las alarmas encendidas, pues tras la reunión de ayer en  Yedda (Arabia Saudita), donde se trataba de encontrar la fórmula que permitiera frenar el oscuro escenario que está viviendo el mundo entero, no hubo mayores novedades.

Una cumbre de los principales productores de todo el globo que buscaba además, analizar el porqué se había llegado a la actual situación, que está rompiendo las expectativas de precios en mercados como el de Nueva York y Londres. En el encuentro participaron más de 30 países, entre los que aparecían  fuertes productores y consumidores internacionales.

Allí, los productores reiteraron que una de las causas del alza, que alcanza el 40% en sólo un año, es la especulación y no la disponibilidad de petróleo. Sin embargo, este análisis ya lo habían hecho varios expertos en el tema, y  dejaron saber que de los resultados de esta reunión no saldría nada nuevo y que por eso no habría una incidencia directa en los precios.

Mark Pervan, del Banco ANZ en Melbourne, Australia, explicó a los medios internacionales presentes en la cumbre que “la reunión fue medianamente positiva, pero realmente no se ofreció nada que pueda corregir con vigor los precios”.

 Días atrás se había especulado sobre una  baja en el precio tras el anuncio que había hecho Arabia Saudita, y con el que buscaba elevar el suministro a 9,7 millones de barriles diarios a partir de julio, cuando pusiera otros 200.000 barriles diarios en el mercado, alcanzando así la más alta cifra en los últimos 30 años. Algo a lo que se refirió el presidente de la OPEP, Chakib Khelil, quien aseguró que el aumento en el suministro de crudo sólo es viable en la medida en que haya demanda proporcional por parte de los consumidores, que, por el momento, no existe.

El directivo dejó saber que la producción mundial de crudo es de unos 85 millones de barriles diarios y además explicó que en el tema de precios era imposible predecir un monto sobre el cual se movería el barril, pues comentó que “los precios estarán altos y se mantendrán altos hasta fin de año”.

Entre tanto, Luis Giusti, analista internacional y ex presidente de Pdvsa de Venezuela, señala que el aumento en la producción anunciado en la reunión de Yedda, tendrá una incidencia positiva en el precio del petróleo. “Si bien el impacto de la medida no se percibió en la jornada de ayer, debido a los disturbios que tuvieron lugar en Nigeria y que ocasionaron la interrupción en el suministro, a partir del segundo semestre del año el precio bajará”.

Según sus cálculos, “podríamos terminar el año con un precio de US$100 o US$1,10 por barril”. Sin embargo, el experto  señala que dadas las necesidades fiscales de Arabia Saudita en este momento en el que adelanta la construcción de seis  ciudades, el precio mínimo al que podría llegar el petróleo es de US$80. En términos generales, para Giusti, el hecho de que en un mismo espacio se hayan reunido gobernantes de países productores y consumidores, junto con directivos de las compañías petroleras más importantes del mundo, hace evidente que existe una inquietud compartida frente a la cual se buscan medidas tanto para lograr un balance entre la oferta y la demanda, como para manejar el problema de la especulación.

En Cifras

85

millones de barriles es la producción mundial de crudo al día.

Temas relacionados

 

últimas noticias