Tocó estirar el salario mínimo

Los sindicalistas aseguran que la inflación ya absorbió el 6,4% de aumento que decretó el Ejecutivo para este año. El ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, afirmó que en el segundo semestre de 2008 el costo de vida bajará.

A los asalariados no les quedará más remedio este año que estirar sus ingresos para tratar de mantener su nivel de vida en medio de la escalada de precios.

A la preocupación del Banco de la República y del Gobierno Nacional por el inminente incumplimiento de la meta de inflación de 2008 se sumó la polémica iniciativa del presidente de la Confederación General del Trabajo (CGT), Julio Roberto Gómez, de subir el salario mínimo para compensar el aumento del costo de vida.

El Gobierno, a través de los ministros de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, y de Protección Social, Diego Palacio, descartó un ajuste de entre 3 y 5 puntos porcentuales a los $461.500 que hoy reciben cuatro millones de colombianos.

El analista Mauricio Reina considera que “sería un error monumental” acoger esta idea por dos razones: tomar la inflación del primer semestre como indicador de un aumento constituye un error, pues en la segunda mitad del año ésta será menor. Además, el salario mínimo se acuerda anualmente y cambiar la frecuencia con la que se modifica dispararía las expectativas inflacionarias.

Gómez, sin embargo, sostiene que el pedido responde a que, tal como lo establece la Constitución, el salario “tiene un carácter vital y móvil, y debe adaptarse al del entorno del trabajador. Los salarios no pueden estar quietos mientras el costo de vida sube”. 

Los empresarios ven dicho aumento contraproducente para la industria nacional, aún más con la fuerte revaluación del peso.

“La propuesta es una locura, totalmente salida de contexto. Un aumento podría generar más inflación”, dice Norman Correa, presidente de Acopi.

El Gobierno considera que es prematuro tomar medidas al respecto, cuando sólo ha transcurrido el primer semestre del año y se debe esperar hasta el final de 2008, cuando espera que el costo de vida disminuya notablemente.

Pero el presidente de la CGT es escéptico frente a ese pronóstico y cree que un ajuste no afectaría negativamente a las empresas y, en cambio, generaría la reactivación del consumo.

Tarcisio Mora, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), rechazó la respuesta del Ejecutivo y sostuvo que “desde que el Gobierno ajustó el modelo económico se inventó que un aumento en los salarios genera más desempleo, más inflación, y quiere controlar el crecimiento económico del país con pobreza”.

El presidente de Fenalco, Guillermo Botero, señaló que es inviable la solicitud porque las reglas de juego se deben respetar y se debe esperar a la mesa de concertación salarial que se realiza cada año, en diciembre.

La propuesta  sindical, que presentará  en la Comisión de Concentración Laboral, incluye además la congelación de precios de la canasta familiar y los servicios públicos.

En Cifras

6,02%

es la inflación acumulada en lo corrido del año. Los alimentos son los que más han jalonado el incremento.

 

últimas noticias