La compraventa de aire limpio

El país ocupa el  puesto 11 en el mundo en número de proyectos de Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) registrados ante la ONU.

La escena era la propia de cualquier seminario de negocios. Desarrolladores de proyectos, inversionistas, compradores y vendedores recorrían, el pasado miércoles, los espacios del hotel Radisson al norte de Bogotá. La diferencia radicaba en el producto a transar y a analizar: Certificados de Emisiones Reducidas (Cers). 

Representantes de compañías británicas como  Ecosecurities, RWE Power, Gazprom, SGS, JP Morgan, Trading Emissions PLC y IT Power se reunieron con sus pares colombianos de empresas de sectores como el energético, de transporte, forestal, industrial, agrícola y de residuos con el fin de intercambiar experiencias y conocimientos en torno al Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) bajo el Protocolo de Kyoto desarrollado en 1997.

Bajo este mecanismo se creó la figura de los certificados de carbono. El objetivo es que las naciones industrializadas cumplan con su compromiso de reducir en un 5,2% sus emisiones de dióxido de carbono para el año 2012. Estos países tienen la posibilidad de reducir sus emisiones tanto en su territorio como en otras naciones, por lo que pueden adquirir certificados a proyectos que se desarrollan en el denominado tercer mundo.

Todo está enmarcado por la preocupación surgida por el calentamiento global, que es una de las principales amenazas de la humanidad. Según el gobierno de Gran Bretaña se calcula que el cambio climático puede costar hasta el 20% del Producto Interno Bruto del mundo, una cifra más alta que las pérdidas que ha provocado la actual crisis económica mundial.

De acuerdo con Carlos Costa,  ministro de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, Colombia tiene un portafolio de 129 proyectos registrados ante esa cartera con un potencial de reducción de emisiones de más de 15 millones de toneladas de CO2 al año. Esto le representaría al país el potencial de recibir entre US$150 y US$300 millones  anuales como resultado de la venta de esa reducción de emisión de gases de efecto invernadero.

Entre los 129 planes se destaca el Proyecto Sectorial Sombrilla MDL de Fedepalma para la captura de metano, desplazamiento de combustibles fósiles y cogeneración de energía renovable. Por sí solo es capaz de poner en el mercado 757 mil Cers durante 21 años,  lo que representa unos US$7,5 millones.

El proyecto de Fedepalma fue aprobado por las Naciones Unidas el pasado 25 de mayo, convirtiéndose en uno de los 15 colombianos que cuentan con ese reconocimiento.

Esta cifra le permite al país ser el quinto de Latinoamérica en número de proyectos MDL registrados ante la ONU y el número 11 a nivel mundial.

Por  sectores, algunos como el energético tienen el  potencial  de reducir 2,3 millones de toneladas de dióxido de carbono al año. En este aparte se ubican hidroeléctricas y centrales eólicas.


En el campo forestal, existe un portafolio de 17 proyectos que representan la reforestación de 59 mil hectáreas con un potencial de captura 1,9 millones de toneladas de dióxido de carbono cada año.

 Uno de estos 17 proyectos es Procuenca, que tiene sembradas 4.700 hectáreas en la zona central del departamento de Caldas, lo que incluye terrenos en los municipios de Manizales, Chinchiná, Palestina, Villamaría y Neira.

“A nosotros nos están expidiendo en esta semana el informe positivo de validación, después de un proceso de dos años, ahora  nos queda el registro ante el comité ejecutivo del  Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) que nos debe tomar entre dos y cuatro meses”, explica Francisco Ignacio Ocampo Trujillo, director de Procuenca.

Una vez logren el registro MDL, Procuenca se convertirá en el primer proyecto forestal validado en Colombia, el segundo en Latinoamérica y el quinto en el mundo.

Tras este período, el proyecto está en la capacidad de negociar 500 mil certificados de emisiones reducidas para el período de cumplimiento que termina en 2012. Cada certificado se puede cotizar entre US$5 y US$7.

Uno de los gremios más activos en este campo ha sido el de transporte. Los sistemas de buses masivos de Bogotá, Cali y Pereira, y el Cable Aéreo en Medellín ya cuentan con la autorización nacional y en total el sector tiene la capacidad para capturar 1,1 millones de toneladas de CO2.

Con 43 proyectos en total y la capacidad de capturar 7,4 millones de  toneladas de CO2, el sector industrial es el que posee un mayor potencial en el país. Compañías como Imusa, Ladrillera Santafé, Gas Natural, Incauca, Cemex,  Monómeros, Ingenio Providencia, Indupalma, Familia-Sancela y Bavaria cuentan con la aprobación del Ministerio del Medio Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial para concretar sus planes de MDL.

Rellenos sanitarios en Antioquia, Caldas, Cundinamarca, Norte de Santander y Nariño también figuran entre los 22 proyectos del sector de residuos sólidos aprobados por la cartera ministerial.     

  En cuanto a las empresas que han empezado a brindar réditos, desde finales de 2007 se han emitido Certificados de Reducción de Emisiones (Cers)  para cinco proyectos: la pequeña central hidroeléctrica Santa Ana, el Sistema de Transporte Masivo TransMilenio, el Parque Eólico Jepirachi, la central hidroeléctrica La Vuelta y La Herradura, y el proyecto sombrilla de Gas Natural.

Estos son claros ejemplos de que al tiempo que se cuida el planeta se pueden generar ingresos para el país.

Temas relacionados