Sin plata para la campaña

Liberalismo y conservatismo son los únicos movimientos que dicen tener un buen estado financiero.

A menos de un año de elecciones para Congreso y para Presidencia de la República, varios partidos políticos colombianos reconocen abiertamente que están endeudados y sin plata para hacer campaña. Y aunque la percepción general indique que austeridad es sinónimo de transparencia, los integrantes de los movimientos son fríos al decir que si no hay dinero no hay publicidad y por lo tanto nadie va a conocer ni a votar por sus candidatos.

Entre los endeudados figura hasta el principal partido del presidente Uribe: la U. Según el senador Jairo Clopatofsky, su movimiento debe más de $2.500 millones por falta de gerencia y coordinación. “No hay financiación… Además, todos los dineros que entran al Partido son pignorados por los bancos”, agrega. Lo que más le preocupa de esta situación es que la campaña, que ya comenzó, va a estar muy golpeada por la falta de recursos y no habrá dinero ni siquiera para publicidad, por lo cual cada quien deberá buscar la manera de solventarse sin el apoyo de su movimiento.

Los partidos se financian con aportes del Consejo Nacional Electoral, de acuerdo con el número de votos que obtengan en elecciones. Este año, la resolución 431 de 2009 del ente electoral acordó reponer $4.135 por voto a los precandidatos en las diferentes consultas partidistas. También, los movimientos reciben donaciones de personas naturales y jurídicas, y en ocasiones realizan eventos para obtener financiación.

Por los criterios para aportar recursos, las quejas provienen principalmente de los nuevos movimientos. El senador de Alas-Equipo Colombia, Óscar Darío Pérez, coincide en que la situación general de los partidos es difícil, porque sus gastos operativos son superiores a sus ingresos. Una de las razones es el costo del mantenimiento de las sedes administrativas, que casi siempre están en Bogotá y en ciudades capitales del país. “Además, pagamos altos intereses por las deudas en las que incurrimos para financiarnos… La realidad es que quien más invierte, más figura en los medios de comunicación”, dijo Pérez.

Para el secretario general del Polo Democrático, Carlos Bula, simplemente “los partidos que no tienen dificultades económicas es porque están financiados por el narcotráfico. Por eso nosotros acudiremos al pueblo”.

Precisamente los que dicen no tener deudas son los dos partidos tradicionales; el Liberal y el Conservador. El tesorero de los liberales, Jorge Muñoz Pinzón, dice que están completamente al día: “Los partidos vivimos de los gastos de funcionamiento que asigna el Estado. Estos gastos se determinan a partir del número de curules que cada uno tenga. El partido que tiene más curules tiene mayores ingresos, eso significa que esas cifras deben ser revisadas, pues se hace indispensable sostener una vida democrática y el Estado debe garantizar condiciones de igualdad”.

Los gastos otorgados al Partido Liberal por el fondo de campaña para el año 2009 son $5.223 millones, de los cuales ya recibió el 50%, es decir, lo correspondiente a la primera mitad del año. En 2008, el liberalismo recibió por gastos de funcionamiento la suma de $5.101 millones.

En el mismo sentido, el secretario del Partido Conservador, Benjamín Higuita, dice que el secreto de los conservadores es su “buena organización y buena financiación”, tanto así que en la consulta para escoger directorios municipales y departamentales del año pasado, el CNE les hizo reposición de $1.993 millones y para este año ya tienen un presupuesto de $2.375 millones que les permitirá mover la consulta interna.

Temas relacionados