La verdadera historia de Facebook

A una semana de su aparición, The Accidental Billionaires, el libro más reciente del escritor estadounidense Ben Mezrich, continúa en el centro de la polémica por cuenta del retrato que su autor ha hecho del creador de Facebook, Mark Zuckerberg, y de los intríngulis alrededor del nacimiento de uno de los portales de internet más visitados en el mundo.

La frase inscrita en la contratapa: “Sólo querían conocer chicas”, sirve de abrebocas para lo que los publicistas han decidido llamar “una historia de sexo, dinero, genio y traición”.

“Existen opiniones, con frecuencia polémicas, sobre cómo sucedieron las cosas”, explica Mezrich en el prólogo.

Sin embargo, quienes están al tanto del modo en que suele trabajar Mezrich saben que su definición de ‘exacto’ puede significar varias cosas. Una de las críticas que más le llueven es que jamás tuvo acceso a Mark Zuckerberg y que muchas escenas del libro son producto de su imaginación. Haber puesto a Zuckerberg como un fanático de las pantuflas, o comiendo koala cocinado, o divirtiéndose con las modelos de Victoria’s Secret no ha jugado en su favor, aunque él se defienda argumentando que su libro es una recreación de los hechos con base en entrevistas, fuentes consultadas y miles de páginas leídas sobre Facebook.

“Mezrich tuvo que hacer muchas conjeturas. Pero son su especialidad”, escribió la periodista del New York Times Janes Maslin.

A lo largo de 14 capítulos, Mezrich lleva al lector por los pasillos de Harvard, para contarle el momento en que Mark Zuckerberg y Eduardo Saverin se conocieron durante una fiesta (Saverin aportó los primeros US$1.000 con los que Facebook funcionó en una primera versión), así como la vida estudiantil en torno a un mítico bus de diversión sexual, las pruebas de iniciación a las que eran sometidos los aspirantes a las hermandades más importantes de la universidad, ¿entre ellos Saverin?, y, lo más sobresaliente, la dificultad que tenían un niño genio de los computadores como Zuckerberg y un hijo de inmigrantes brasileños como Saverin para ‘conocer’ y salir con las mujeres más sexys de Harvard.

“Facebook tenía todos los elementos de un website exitoso”, escribió Mezrich en uno de los capítulos del libro, luego de relatar en varias páginas el modo en que un Zuckerberg mareado por la cerveza y el rechazo social se sentó una noche enfrente del computador y comenzó a descargar las fotografías de todos los alumnos de Harvard para construir una red que funcionara como un club en el que los estudiantes tuvieran la oportunidad de conocer a las mujeres más bonitas del campus sin salir de sus cuartos. “Una idea simple, una función sexy y un sentimiento de exclusividad”.

Si Mezrich ha contado “la verdadera historia” de Facebook aún está por verse. Lo cierto es que mientras los críticos siguen afilando sus lápices y las ventas siguen subiendo, The Accidental Billionaires se prepara para convertirse en película.

Temas relacionados