“SIC tiene mora de siete meses en fallo de comisiones”

El dirigente gremial también se refiere a los indicadores del comercio y a sus perspectivas.

A partir del próximo miércoles, los comerciantes del país tendrán su congreso anual en Cali. El escenario, el Centro de Eventos Valle del Pacífico, cuya construcción se debe, en gran parte, al trabajo de Rosita Jaluf de Castro, presidenta de la junta directiva de la seccional Valle del Cauca, de Fenalco.

Previo a este encuentro, El Espectador dialogó con Guillermo Botero, el presidente nacional de este gremio.

La primera parte del año estuvo marcada por indicadores negativos de la economía, ¿cómo les fue a los comerciantes?

El comercio hay que mirarlo con automotores y sin automotores. Si uno excluye el sector automotor encuentra que al comercio no le está yendo mal y cuando se mete al tema automotriz se podría decir que no está viviendo un desastre. Vamos a vender 180 mil carros, los que no vendimos en la última década del siglo pasado ni en la primera parte de esta década, lo que sucede es que 2006, 2007 y 2008 fueron años extraordinarios y es difícil volver a llegar a ese punto. En términos generales, para mayo encuentra uno un repunte, claro está sin vehículos.

¿Cómo se ha comportado el tema de las motos?

También se ha afectado, pues este país llegó a vender 535 mil motos al año, ya en el año 2010 las motocicletas van a superar al número de carros porque han venido entrando casi el doble que autos. Este año se van a vender 350 mil motos y 180 mil carros.

¿Qué otros sectores han caído?

Licores, cigarrillos y cigarros en lo corrido del año ha caído un 4,32%, pero es que frente a una menor actividad económica la gente sí restringe el consumo de productos como la cerveza y fuera de esto el clima que ya nadie sabe cómo se comportará. En el caso de cigarrillos el consumo viene cayendo porque los jóvenes no están ingresando en la misma proporción al mundo del tabaco y porque los mayores se han retirado.

¿Cuáles son los sectores estrella?

Computadores anda disparado por varias razones, primero porque los precios en el mundo han venido bajando y por el comportamiento de la tasa de cambio. El computador hoy es lo que era el televisor hace 20 ó 25 años, en esa época todo el mundo quería tener el más grande, el mejor, y ahora es igual pero con estos equipos que son multipropósito, y además las empresas de servicios públicos han venido facilitando el acceso. El segundo gran ganador es calzado y artículos de cuero que anda muy bien, pero no encontramos las razones.

El Gobierno Nacional brindó líneas de crédito especiales para la compra de autos y electrodomésticos, ¿sirvieron?

No han sido muy buenas por varias razones. Lo primero porque no era una línea barata, entonces la gente se ponía a hacer las cuentas para comprar carro y decía “esto es más fácil con recursos propios”. En el caso de los electrodomésticos, la gente no entendía cómo ir a un banco de primer piso para acceder a un banco de segundo piso para comprar una nevera, cuando en los almacenes o las cajas de compensación hay líneas de créditos más favorables.

¿Cómo analizan lo que resta del año?

El segundo semestre siempre es mejor que el primero. Estamos seguros de que viene un repunte, llega el Día del Amor y la Amistad, luego la temporada de Navidad que comienza desde antes, además viene la cosecha cafetera que reactiva la economía, lo mismo que programas como Familias en Acción.

Hace poco se señalaba que cada 23 días se abría un nuevo centro comercial en Colombia, ¿todavía hay espacio para seguir creciendo?

Sí hay espacio para seguir creciendo, pero hay que ser más cautos. También hay que decir que el negocio cambió porque ya nadie arranca sino está en punto de equilibrio; tengo el terreno, pinto el plano, salgo a preventa, consigo fiduciaria, discuto con mis clientes potenciales cuál va a ser el diseño, si tiene almacén ancla o no, y una vez se tenga ese punto de equilibrio se inicia.

Retomando el tema de los computadores, el gremio se ha manifestado en contra de que las empresas de servicios públicos financien su compra…

Si las empresas tienen un carácter público estoy en total desacuerdo porque el Estado no está para eso. Me parece bien que el Gobierno tenga un banco como Banagrario, fui una de las personas que me opuse, por ejemplo, a la venta de Granahorrar.


En cambio si es una entidad privada que se meta al negocio que quiera. Por ejemplo, estoy en desacuerdo que Empresas Públicas de Medellín se dedique a esa actividad, pero me parece perfecto que lo haga Codensa.

Con los problemas con Venezuela y Ecuador muchos gremios dicen que la clave está en incrementar el consumo interno, ¿cómo lograrlo?

Todo el mundo vive devanándose los sesos para ver cómo se aumenta el consumo, le hemos dado muchas vueltas al asunto y creo que la única manera de estimularlo es a través de tasas de intermediación baratas, que el crédito de consumo que está radicado principalmente en tarjetas de crédito, tenga tasas baratas.

Entonces acá se puede sentar el doctor José Félix Lafaurie a decir que el problema está en la intermediación y la calentura no está en las sabanas, aquí la competencia es tan feroz que el uno da el 20% y el otro salta y da el 25% de descuento, acá con el tema de los precios se da el modelo casi de la competencia perfecta.

Sobre este asunto, el Ministro de Agricultura, Andrés Fernández,  ha anunciado reuniones con los directivos de las grandes superficies.

Lo primero que tiene que hacer el Ministro es reunirse con Fenalco porque las grandes superficies no son los grandes vendedores de carnes, la gran venta se da a través de los fameros. Y además Fedegán y Fenalco han venido impulsando políticas para mejorar las ventas. Hay que decir que no es tan sencillo que Colombia adquiera, de un momento a otro, mil millones de dólares en carne.

¿Qué hacer con Venezuela y Ecuador?

El país no tiene por qué seguir promoviendo exportaciones a Venezuela, para una cosa que no tiene visión de largo plazo, porque el que tiene visión de largo plazo es Hugo Chávez. Uno se pregunta,  ¿tiene sentido Proexport en Caracas?, pues en las circunstancias actuales el fomento de los productos colombianos en ese mercado no me parece válido. El caso de Ecuador es diferente porque a pesar de todo, las relaciones comerciales se han mantenido.

Volviendo a las tasas para créditos de consumo, ¿cree que deberían estar mas bajas?

Las tasas del Banco de la República bajan por el ascensor y las tasas al consumidor bajan por la escalera. Creo que los bancos tienen los oídos sordos a las peticiones de reducir sus tasas porque tienen un gran negocio en sus manos, los márgenes de intermediación son sorprendentes. Sobre el asunto hemos dado algunas ideas, como que la tasa de usura se fije mensualmente y no trimestralmente a ver si eso ayuda.

¿Qué mensaje les envía usted a los bancos en ese sentido?

Que es mejor tener un negocio poco de mucho que mucho de poco, hay gente que está dispuesta a ingresar    y que es buena paga, que la miren.

¿Y en qué van las denuncias de Fenalco sobre los cobros de las comisiones por el uso de dinero plástico?

Estamos dependiendo de un fallo de la Superintendencia de Industria y Comercio que se ha debido producir hace siete meses, pero el señor Superintendente no falla, y está en total y absoluta mora sin ninguna disculpa, eso no tiene justificación de ninguna clase.

Yo lo único que estoy pidiendo es que administren justicia, pues uno a lo menos que tiene derecho es a que le fallen. Lo hemos hablado con el Gobierno, se lo vivo diciendo a la Ministra Consejera, pero no hay fallo.