Hay confianza en Colombia

Luis Giusti, ex presidente de Pdvsa, dice que en el país se están explorando 200 pozos al año, antes eran 10, lo que le permitiría espantar el fantasma de la importación petrolera.

Tarde o temprano el gobierno venezolano tendrá que entender que requiere un socio estratégico para el proyecto de exploración en la franja del Orinoco, donde hay un gran potencial petrolero, y este aliado puede ser la estatal colombiana Ecopetrol.

Así lo señaló Luis Giusti, ex presidente de Petróleos de Venezuela S. A. (Pdvsa), quien ahora está al frente de la compañía Alange Corp, que constituyó en Colombia, y forma parte de la Corporación Centro Latinoamericano de Energía.

Giusti sostuvo que debido a la problemática política entre las dos naciones, Caracas tomó la decisión de marginar a Ecopetrol del futuro proyecto de la franja del Orinoco, lo que realmente no tiene ninguna incidencia hoy para la petrolera colombiana, ya que el presidente Chávez ha venido retrasando el proyecto. Hasta el momento no hay definiciones y existe gran preocupación de las empresas interesadas por las garantías que ofrece el gobierno Chávez.

El directivo, quien estará al frente esta semana del seminario “Petróleo y gas, ¿factores de integración… o armas políticas?”, afirmó que Colombia está haciendo las cosas bien en materia petrolera, mientras que su país ha abandonado las buenas prácticas; además, añade que el masivo despido de personal idóneo, que era el que sabía el proceso petrolero, ha afectado a Pdvsa.

“Hoy Colombia es un buen escenario para la inversión petrolera, ya que con el cambio de los contratos el negocio petrolero es más atractivo para las empresas extranjeras, sumado a la confianza que ha generado la política de seguridad democrática del presidente Uribe”, recalcó el empresario.

Actualmente en Colombia se están perforando 200 pozos, mientras que hace algunos años sólo eran 10, lo que puede representar nuevos hallazgos que aumenten las reservas del país.

El directivo explicó que hay algunos pronósticos según los cuales en el 80% de las cuencas inexploradas podrían existir 20 mil millones de barriles de reserva, lo que considera una cifra muy arriesgada.

El experto cree que: “con 5.000 o 6.000 millones de barriles Colombia espantaría el fantasma de la importación, que es lo que ha venido haciendo con los nuevos hallazgos, ya que el país venía de producir 510 mil barriles y hoy está por alcanzar los 650 mil barriles diarios”.

No tuvo reservas en reconocer que en Venezuela la situación petrolera es muy difícil, se ha venido a menos, no hay indicaciones de que se haya creado de nuevo la confianza, de tal manera que las inversiones han estado ausentes y, a menos de que haya cambios importantes, las inversiones seguirán ausentes y la industria seguirá erosionándose.

Añadió que Venezuela requiere el gas que Colombia le vende, de lo contrario el proyecto petrolero de El Tablazo no sería tan buen negocio; por esta razón los problemas políticos no podrán ser un obstáculo para la integración comercial.

En lo que respecta a Latinoamérica, opinó: “Si miramos la capacidad energética de los diferentes actores y los mercados de consumo, podemos decir que somos una especie de archipiélago, hay más diferencias y más problemas que armonía y oportunidades aprovechadas”.

El próximo jueves Giusti estará acompañado de Armando Zamora, director de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH); Julián Lee, analista del Centro de Estudios Globales de Energía de Londres, así como de otros expertos en el sector de energía, quienes discutirán sobre el valor del petróleo en los gobiernos.

Temas relacionados