Ventas a Chile, más oportunidades

Consecuencias comerciales del terremoto.

Paradójicamente, la caída en el comercio de Colombia hacia Venezuela (76% en diciembre pasado, según la DIAN) impulsó el desarrollo con otros mercados.

Chile apareció como uno de los destinos más atractivos para las exportaciones colombianas. Incluso, el país austral se convirtió en el segundo destino de las ventas nacionales al exterior en enero pasado, después de EE.UU.

Pero la infortunada situación del terremoto en Chile, en la madrugada del sábado pasado, genera inquietudes sobre la dinámica de la relación comercial entre los dos países. Para Fernando Robledo, presidente de la Cámara de Comercio Colombo-Chilena, “a corto plazo habrá un reenfoque de los productos y servicios que exporten de Colombia. Pero se abren oportunidades, porque la reconstrucción que tendrá que enfrentar el nuevo gobierno de ese país requerirá insumos, de la construcción, por ejemplo, que se convierten en oportunidades para los industriales colombianos”.

Además, este tipo de compras seguramente las realizará el sector estatal, apoyado en el ingreso de productos colombianos con cero arancel, gracias al Tratado de Libre Comercio (TLC) entre los dos países, que entró en vigencia en mayo del año pasado.

Sobre una afectación en el comercio binacional, resultado del terremoto, Robledo manifestó que todavía no hay claridad porque se desconoce el nivel de daños de las infraestructuras de transporte y puertos, aunque la actividad económica sí se verá reducida, lo cual se refleja en una disminución en la expectativa de crecimiento de Chile para 2010, la cual bajó de 4,7 a 4%, de acuerdo con estimaciones de las autoridades del país austral.

Lo cierto es que la dinámica del comercio entre las dos naciones se ha duplicado anualmente en los últimos tres años y en 2008 llegó a US$2.800 millones, aunque en 2009 se registró un descenso por la crisis internacional.

El presidente de la Cámara Colombo-Chilena considera que las exportaciones a ese país se pueden potenciar a través del estímulo a las cadenas productivas. “Tenemos que aprovechar que los chilenos tienen 56 TLC, lo cual abre la posibilidad para que productos colombianos se envíen a ese país, se ensamblen con componentes chilenos y así sean vendidos con cero arancel a los países con los cuales ellos tienen acuerdos comerciales”. Aunque hoy en esa nación tienen presencia empresas nacionales como Terpel, ISA, Legis y Cartón América, entre otras que pueden aprovechar estas ventajas.

Pero en sentido contrario la relación también ha sido muy fuerte. La inversión chilena en Colombia llega a US$6.161 millones, en sectores como el comercio (Fallabela y Home Center) y se espera la llegada de la cadena Ripley; en la Salud (Banmédica); en el financiero, Falabella abrirá un banco.

Chile enfrenta un momento difícil, que según la presidenta saliente, Michelle Bachelet, le costará al país cerca de US$30 mil millones, el 15% del PIB. Pero se estima que la relación comercial con Colombia se seguirá fortaleciendo en el futuro.