‘Dólar, sin presión al alza’

El presidente de Correval, Diego Jiménez, dice que el país debe aprender a ser competitivo con una tasa de cambio en niveles inferiores a los $2.000.

Movido comenzó 2010 para el mercado de capitales en Colombia. En lo corrido del año las empresas del país han realizado colocaciones por cerca de $3 billones. Diego Jiménez, presidente de Correval, analiza el comportamiento bursátil y las perspectivas para los meses que vienen.

El pasado fue un buen año para el mercado, ¿éste pinta igual?

Nuestra actividad es anticíclica. En los años de crisis hay incertidumbre, lo cual genera que los inversionistas se muevan más para obtener rentabilidades. Y nosotros estamos en medio de compradores y vendedores, por ello los buenos resultados. Cuando hay certidumbre el movimiento es menor. En 2010 prevemos un año más apretado, el panorama económico es más claro y además seguramente las tasas de interés subirán, consideramos, a niveles de 5% el segundo semestre.

Pero las emisiones de empresas locales siguen muy dinámicas...

Vienen del año pasado, cuando alcanzaron US$14 billones. El sector financiero y los Fondos de Pensiones tienen dinero, situación que no se presentaba hace varios años, cuando el Seguro Social utilizaba los recursos para tapar huecos del Gobierno. Hoy los aportes de los colombianos se invierten. Al final de 2010 las emisiones podrían llegar a una cifra similar a la del año pasado.

¿Qué ha favorecido este fenómeno?

Los bajos niveles de tasas de interés y de inflación, que permiten financiaciones por debajo de 10%, con plazos de cinco o siete años, los cuales son interesantes frente a un crédito bancario.

Con lo observado, ¿se puede decir que el mercado de capitales está creciendo?

Este Gobierno no advirtió la oportunidad en el mercado de capitales. Fue temeroso de apostarle a financiar la infraestructura a través de esta posibilidad; hubiéramos podido hacer mucho más, incluso aprovechando la buena imagen del país en el extranjero. En Colombia es poco lo que se ha hecho en infraestructura, por ejemplo.

¿Qué se hubiera podido hacer?

Generar más confianza en los ámbitos legal y tributario, mirar más el largo plazo y no manejar situaciones coyunturales a través de poner y quitar normas. El reto está en aprovechar el momento y desarrollar los proyectos de infraestructura para que los financien inversionistas locales y del exterior. Se requiere decisión política.

¿El dólar permanecerá en los niveles actuales?

No se ven presiones que lo hagan subir. El Gobierno está trayendo recursos, siguen llegando inversiones a sectores como minas y energía. Además se espera que la Inversión Extranjera Directa supere los US$10 mil millones.

Entonces, ¿las medidas del Emisor serán poco efectivas?

Comprar US$20 millones diarios son paños de agua tibia. Habrá que aprender a manejar un dólar alrededor de $1.950 y aprender a ser competitivos con estos niveles.

¿Por qué el ambiente político no ha contagiado el mercado?

No se advierte que con alguno de los candidatos con posibilidades haya grandes cambios en la política económica del país. Por ello los mercados no reflejan incertidumbre.

Temas relacionados

 

últimas noticias