Ante firma de TLC con Europa se busca fortalecer el sector lácteo

Gobierno redactará un documento Conpes con el objetivo de potenciar la industria.

El jueves pasado, en la Casa de Nariño, funcionarios del Ministerio de Agricultura y Planeación Nacional celebraron una reunión para fortalecer la posición del sector lácteo frente al impacto que tendría en el sector la entrada en vigencia del acuerdo comercial que el país negocia actualmente con la Unión Europea (UE), el cual está en suspenso, precisamente, por el tema lácteo.

A través de un documento Conpes, el Gobierno le dará forma a los puntos para fortalecer el sector y hacerlo más competitivo.

Algunos inconvenientes comenzaron a salir a flote en la sesión. “Colombia tiene un problema de procesamiento de leche: sólo el 50% de la producción es procesada para generar valor en la cadena”, aseguró Luis Guillermo Plata, ministro de Comercio, Industria y Turismo en diálogo con El Espectador.

Y aunque aún no hay un presupuesto asignado ni una fecha límite para que entregue su evaluación y propuestas, hay algo claro: el sector debe transformarse para competir con la oferta láctea que entrará al país tras la firma del acuerdo comercial con Europa.

Para hacer frente a la animadversión que el tema ha generado en el gremio, el Gobierno busca explicar las ventajas alcanzadas en la mesa de negociación.

“Desde el día cero Europa se compromete a no mandar quesos, lácteos, leche en polvo y lactosueros sin subsidio alguno”, explicó Santiago Pardo, jefe negociador de Colombia, quien agregó que en otros temas, como en el de leche en polvo, el Viejo Continente amplió la salvaguardia para el país: durante los próximos 17 años cualquier volumen por encima de las 4.000 toneladas autorizadas, que según el Gobierno es menos del 3% de la producción nacional, entrarán con un arancel no preferencial que irá disminuyendo. El acuerdo comercial en este tema incorpora algunas mejoras respecto al TLC que se acordó con Estados Unidos.

 “En la práctica tenemos unos contingentes cerrados por 17 años y un comercio controlado, mientras que con EE.UU. tenemos un comercio libre y unos aranceles preferenciales para cantidades infinitas”, precisó Pardo.

El Gobierno también ha señalado otras ventajas que deja el acuerdo comercial con Europa, como la rebaja de arancel en el tema de banano (ver gráfico), la preservación de franjas de precios para algunos productos, como las oleaginosas, y un cupo de 62.000 toneladas con preferencias para la exportación de azúcar (EE.UU. autorizó 50.000 toneladas).

 

últimas noticias

El censo terminará el 30 de octubre

Presidente de Tigo Une en desacuerdo con la SIC

Supercoco: 70 años de historia