Brío, un negocio de largo aliento en el país

Este año espera vender $900 mil millones, representados en 162 millones de galones de combustible. La compañía analiza la posibilidad de emitir nuevas acciones.

La idea de crear una nueva empresa de distribución de combustibles en el país arrancó precisamente en una estación de servicio, que hoy es competencia de Brío, cuando uno de los gestores de la compañía esperaba impacientemente que tanquearan su vehículo.

Hace 10 años, cuando sólo existían cuatro grandes empresas distribuidoras de combustible en Colombia, durante una asamblea de Fedispetrol, su presidente Álvaro Younes y la junta directiva del gremio le preguntaron a la entonces viceministra de Minas y Energía, María Mercedes Prada Daza, si había algún impedimento legal para crear una nueva distribuidora mayorista de combustible y la respuesta fue inmediata y tajante, “ninguno”.

Desde ese momento arrancó el proceso para buscar un lote y seleccionar el nombre de la compañía. En 1999 obtuvieron la licencia de distribuidor mayorista y de inmediato definieron las reglas para bautizar la compañía: muy corto y con mucha fuerza.

Luego de analizar un centenar de nombres se escogió el de Brío.

Y fue en Vélez (Santander) donde empezó el proyecto, luego de que don Segundo Abel Pardo, propietario de una estación en esta población, les pidiera a los creadores de Brío poder pintar su ‘bomba’ con los colores verde y amarillo de esta empresa. Con sus propios recursos Pardo pintó la primera estación de servicio de la cadena en el país.

Hoy este ‘brío’ se siente a lo largo de 226 estaciones en 14 departamentos, de las cuales siete son propias. Tienen una planta de almacenamiento en Facatativá y acaban de inaugurar una en Pereira, pero trabajan para construir cinco más, con inversiones por $100 mil millones.

En la actualidad es el cuatro distribuidor de combustibles más grande del país. En el mercado nacional su participación es del 6%, mientras que en la zona central tiene 16,5%.

Si bien en el segmento de lubricantes lleva poco tiempo, tiene el 1% de participación y en los próximos años espera alcanzar el 3%.

Su presidente, Juan Antonio Pérez, considera que la empresa es de largo alcance. Por ello, este año espera vender $900 mil millones, unos 162 millones de galones de combustible, lo que representa 21% más que el año pasado, cuando facturaron $760 mil millones.

Este año la compañía espera ingresar a nuevos negocios. Actualmente se adelanta un estudio en los sectores aéreo y marítimo para proveer combustibles a estos mercados en el país.

La empresa, que nació como una ilusión de muchos soñadores, hoy se encuentra en la bolsa de valores desde hace 14 meses y cuenta con 324 accionistas que no quieren desprenderse de su participación, pese a que con frecuencia reciben propuestas de compra.

Pero el fortalecimiento en el mercado de capitales es otro proyecto en el que viene avanzando. Estudia la emisión de acciones que permitan apoyar el plan estratégico de crecimiento de la compañía, que incluye la compra de nuevos negocios, que quedarán definidos en el segundo semestre del año.

Cada día una nueva estación está buscando estar bajo la sombrilla de Brío, lo que la convierte en una empresa de mucho interés para los inversionistas, explicó Álvaro Younes, miembro de la junta directiva.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Claves para aumentar la empleabilidad