La masificación del dominio ‘.co’

Pasaron a manos de la empresa CO Internet S.A.S.

Desde el pasado 7 de febrero, cuando los dominios de internet con la terminación .co (que hace referencia a Colombia como país de origen) dejaron de ser administrados por la Universidad de los Andes y pasaron a manos de la empresa CO Internet S.A.S., se han vendido cerca de 10.200 nuevos registros, que se suman a los 28 mil  existentes.

Ese era uno de los retos del nuevo administrador: masificar este servicio simplificando el proceso de registro para que fuera posible comprar un espacio en la red en tan sólo cinco minutos desde su propia casa (en el sitio web www.cointernet.com.co están todas las instrucciones. La licencia por un año cuesta cerca de $40.000).

Ahora CO Internet S.A.S. tiene una nueva misión: propagar el concepto del dominio .co, que le permitirá al usuario mantener la misma dirección pero sin tener que estar antecedida por una extensión .com (por ejemplo, pasar de www.elespectador.com.cowww.elespectador.co). Según Juan Diego Calle, gerente general de la empresa, este es un dominio más sencillo y tiene más recordación.

Este proceso será progresivo. En la primera etapa (que empezó el 1° de marzo y termina hoy) podrán registrarse sólo los propietarios de un dominio de tercer nivel (terminados en .com.co, .net.co, .org.co, .nom.co y .edu.co) y que adquirieron su licencia antes del 30 de julio de 2008. Más adelante podrán adquirir este dominio (llamado de segundo nivel) los dueños de marcas nacionales y globales. Por último, a partir del 20 de julio, el segundo nivel estará disponible para cualquier tipo de usuario (con un costo promedio de $140.000 por dos años).

Hoy cinco empresas están encargadas de vender los dominios. Mi.Com.Co es el único registrador nacional; al cierre de febrero registró un récord en ventas de 2.856 dominios (un incremento del 816% en comparación con el promedio histórico). Las otras compañías son internacionales: Networksolution, GoDaddy.com, InterNetX y eNomCentral.

 

últimas noticias

La hora de las startups