“Arias logró que desapareciera la revista ‘Cambio’”

Noemí Sanín dice que es hora de que una mujer sea presidenta.

Su postura, hasta ahora, ha sido la de no responder los ataques que le han hecho desde otras campañas. Pero todo tiene un límite y a dos días de la consulta en la que se escogerá el candidato único del Partido Conservador a la Presidencia, Noemí Sanín riposta y señala a Andrés Felipe Arias —su contendor más fuerte en la lucha por la nominación azul— de ser el responsable del cierre de la revista Cambio y de levantar cortinas de humo para desviar la atención sobre los escándalos que lo rodean. 

Sanín dialogó con El Espectador en medio del agite de la campaña, respondiendo las continuas llamadas que entran a su Blackberry, dirigiendo hasta tres reuniones a la vez y organizando sus próximas visitas a Barranquilla, Medellín y Cali. Se le ve entusiasmada y de buen humor, aunque revisa la agenda permanentemente porque si hay algo que le molesta es que le alteren el orden de las citas. Se levanta todos los días a las 4 y 30 de la madrugada, reza y se echa la bendición antes de iniciar la jornada. Toma mucha agua, almuerza de afán y sus hermanas Nora y María Stella son sus confidentes.

El presidente Álvaro Uribe denunció la posible injerencia de gobiernos extranjeros en el actual proceso electoral. Hay también muchas advertencias de fraude. ¿Cómo analiza usted este panorama?

La soberanía nacional y la democracia son sagradas. Nuestra democracia puede salir fortalecida si hay un voto a conciencia y, en consecuencia, libre. Pero si en cambio hay intervención foránea, ya sea en logística o en financiación, o dineros de fuentes ilegítimas, o se eligen a personas que no sean garantes de la institucionalidad, podríamos tener dificultades como las que ya hemos vivido en el pasado. Las lecciones recientes han sido muy duras y estamos en la obligación de aprender.

¿Cuáles son las fortalezas de Noemí Sanín frente a los demás precandidatos conservadores?

No quiero, de ninguna manera, menospreciar la importancia de quienes se van a presentar. Hay gente muy valiosa. De mí lo que puedo decir es que no solamente conozco el tema internacional sino que tengo la habilidad y la credibilidad suficiente para conseguir, por ejemplo, tratados, convenciones, inversión, comercio y cooperación para la seguridad. Tengo formación en la empresa privada y en la pública. Los resultados saltan a la vista. Además, quiero decirle que tengo 40 años de trabajo al servicio de Colombia. Mi recorrido ha sido intachable y reconocido.

¿Está Colombia lo suficientemente madura como para elegir a una mujer como su presidenta?

Es muy curioso lo que ocurre conmigo: cuando me ofrecen ser vicepresidente, soy lo mejor, pero cuando decido aspirar a la Presidencia, hay ataques. Estoy convencida de que es la hora de la mujer.

¿Por qué esta campaña ha sido tan agresiva?

No se puede confundir la agresividad y la pelea con la denuncia y la lucha contra la corrupción. Es un deber del ciudadano y un deber político. Yo no hago ataques personales, eso tiene que quedar muy claro, y esa ha sido mi conducta a través de mi carrera pública. Y ahí me quedo. Pero lo otro es denunciar y siempre lo haré.

Le pregunto más concretamente: ¿por qué siente uno que Andrés Felipe Arias es tan fuerte con usted?

Porque, sencillamente, necesita cortinas de humo. Y a él se le olvida que los colombianos, en su inmensa mayoría, no tragan entero.

¿Y cuáles son esas cortinas de humo?

Tratar de tapar. Andrés Felipe Arias siempre acusa a quien lo acusa. Logró que desapareciera la revista Cambio. Esta revista fue la que hizo la investigación sobre las irregularidades en el otorgamiento de subsidios del programa Agro Ingreso Seguro. La revista Cambio nos mostró a los colombianos lo que estaba ocurriendo y él, Andrés Felipe Arias, consiguió liquidarla.

Arias dice que usted no es leal al Presidente...

Él me quiere graduar como enemiga del Presidente porque hace parte de su estrategia electoral. Dice, por ejemplo, que yo llamé paramilitar al presidente Uribe y eso no es cierto. Arias sabe que el Presidente es una figura amada por todos los colombianos y me quiere poner a pelear con él.    

¿No siente usted que en medio de tantos ataques se han diluido las propuestas, que es lo que realmente les importa a los colombianos?

Es cierto. Entre el referendo y Agro Ingreso Seguro no ha habido oportunidad para que mostremos lo que queremos. Pero le digo que lo nuestro se basa en mantener lo conseguido y conseguir lo que falta.

¿Y qué hace falta?

El terrorismo está arrinconado, pero no derrotado. Luchar y acabar la corrupción de manera definitiva. Crear una infraestructura física y tecnológica que nos inserte en el siglo XXI. Tener un modelo económico que incremente la productividad y, sin duda, generar empleo. Eso son los retos.