Golpe certero, no definitivo

La Fuerza Pública ha dado el mayor golpe militar a las Farc, por su significado, el territorio y sus implicaciones.

El Mono Jojoy era el símbolo del guerrillero campesino que había formado el propio Manuel Marulanda y sin duda era el estratega militar de mayor significación (fue el encargado de diseñar y ejecutar el copamiento de la Cordillera Oriental y rodear a Bogotá, dentro del Plan Estratégico de esta guerrilla, lo cual fue desvertebrado por el Ejército al inicio del gobierno Uribe con la ‘Operación Libertad’) y quien lideró el bloque Oriental y el bloque Sur, que fueron los que desarrollaron la mayor operatividad contra el Estado y la sociedad en los últimos quince años.

Igualmente es un golpe dado en la región de La Macarena, cerca del corregimiento de La Julia, territorios históricos en los cuales han operado las Farc, lo cual muestra la penetración que han logrado el Estado y la Fuerza Pública en los mismos y es sintomático de la pérdida de territorios de influencia por parte de esta guerrilla. Este golpe puede tener un impacto en la moral de los guerrilleros, en la medida en que el Mono Jojoy era una especie de símbolo del guerrillero ‘intocable e imbatible’ por la acción del Estado, lo cual puede conllevar efectos de desmoralización que todavía no son fácilmente cuantificables.

Sin embargo, la Fuerza Pública y el Estado deben cuidarse de los triunfalismos, porque si bien es un golpe certero, no es el golpe definitivo que marque la derrota total de esta guerrilla. La combinación de inteligencia —técnica y humana—, bombardeos de precisión y operación conjunta de todas las fuerzas, ha sido la fórmula letal para golpear a las Farc. Pero si se quiere llegar a situaciones irreversibles y a viabilizar una negociación en los términos que han planteado el presidente Santos y su Vicepresidente, la Fuerza Pública debe continuar su operación sostenida para mostrarles que la única opción que les queda es una negociación en los términos definidos por el Estado, es decir, previa liberación unilateral y sin condiciones de los secuestrados y declarando un cese de hostilidades.

* Profesor Universidad Nacional, director Grupo de Investigación en Seguridad y Defensa.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Reserva y pavimento

Sección: 
Opinión

La derecha busca otra guerra

Un trino de Paloma

Gracias a Gonzalo Sánchez y al CNMH

¡Oh, qué será de Brasil!