Por: Esteban Carlos Mejía

Twitter que ladra no muerde

SE ME OCURRE QUE LOS TUITEROS de antes eran aforistas y hacían aforismos en vez de trinos.

La palabra “aforista” no está en el Diccionario de la Real Academia Española. Sin embargo, Miss Google la trae en portugués: “Pessoa que tem o hábito de citar aforismos”. Y “aforismo” es “máxima o sentencia que se propone como pauta en alguna ciencia o arte”. Gran aforista, por ejemplo, fue Oscar Wilde, lengua rápida y viperina: hoy sería un genuino favstar. Se codearía con Karl Kraus, inflexible y satírico, y con el buenazo de Gesualdo Bufalino, padrastro de todos los malpensantes. Se aburrirían, eso sí.

Porque estar en Twitter es como estar en la Plaza Botero, en Medellín, o en la Plaza de Bolívar, en Bogotá: todos hablan, nadie oye. Una chica narra, cuadra a cuadra, su viaje en taxi de la oficina a la casa. Fulano bravea al invierno. Mengano se agarra con el verano. Zutano, cuyo avatar asustaría al marqués de Sade, babosea piropos. Una nena se asombra: “Las rosquitas todavía vienen con arequipe”. Otra ya se acostumbró a la universidad. Alguien informa que no se ganó el Baloto. Otros montan la canción que están oyendo o el video que los desvela. Nadie escucha. A menos que hables de sexo. Como @Bruno_Sushtler, un tipo de Medallo que, según afirma en su perfil, tiene “sexo con hombres, no porque sea homosexual, sino para averiguar qué es lo que tenemos nosotros que enloquece a las mujeres”. O como @retrechera, una “colombian girl living in France. Get ready to read sex tweets in spanish, english, french & mixes of those 3 Only +18 please”, cuyo blog es una refinada joya de soft porno.

Caben grandes y chicos. @AlvaroUribeVel tiene 516.451 seguidores. O tenía, porque a cada minuto el número crece, para bien o para mal, para en todo caso. @JuanManSantos apenas (¿apenas?) llega a 257.243 seguidores, cosa nada rara en un país que prefiere la camorra a los buenos modales. Al coronel @chavezcandanga lo siguen 1’758.063. ¡Joder y jolines! @BarackObama se manda la friolera de 9’116.511 seguidores, aunque su cuenta es casi apócrifa, manejada por tuiteros asalariados. @benedictoxvi ya va por 72.351 seguidores y trina en tercera persona: “Nombró tres nuevos obispos para Canadá”, “almorzará con 12 jóvenes en Madrid” o “reza, estudia y escribe durante sus vacaciones”. @shakira está que sube a los cielos: 7’027.191 followers, más del doble de @juanes con sus 2’696.622 parceros.

Y se ve de todo, la verdad sea dicha. @alejodorowsky, el estrambótico escritor franco-chileno, trina igualito a @paulocoelho, el funámbulo que vende libros como empanadas, dicho con lívida envidia. Algunos tweets parecen escolios a un texto implícito. El mismo Nicolás Gómez Dávila tuitea desde ultratumba en @escolios: “La frontera entre la inteligencia y la estupidez es movediza”. Humberto López, columnista de El Mundo, de Medellín, está en mora de subir sus lacónicos “Tiros al blanco”, con los cuales ha entretenido a la clientela durante lustros. Gracias a The Twitter’s Digest, de Ricardo Bada, andaluz imbatible, me entero de los trinos más inteligentes, pugnaces y aforísticos. Pero, lo dicho: todos hablan, nadie escucha.

Rabito de paja: Oración camionera: “Virgen del Carmen, ayúdame a subir faldas y a bajar curvas”.

Buscar columnista