Por: Felipe Zuleta Lleras

Cuiden a Caicedo

Ya los columnistas de este diario Ramiro Bejarano y Patricia Lara han escrito en defensa del alcalde de Santa Marta, Carlos Caicedo.

Y no es para menos, porque este joven alcalde llegó a esta posición literalmente contra viento y marea. Pasó con éxito por la rectoría de la Universidad del Magdalena, ampliando los cupos para estudiantes y abriendo carreras nuevas. Desde allí tuvo que enfrentarse a unas mafias tenebrosas que, incluso, lograron ponerlo preso hasta que fue justamente absuelto por el Tribunal Superior de Bogotá. Pero eso no les ha bastado. Los mafiosos han arremetido nuevamente en su contra, pues no se resignan a que Caicedo, a punta de honestidad y tesón, les haya arrebatado la joya de la corona, es decir, la Alcaldía de la ciudad. Por eso lo tienen nuevamente demandado, proceso este que no debería prosperar, pues la Fiscalía no puede, y seguramente no lo hará, aliarse con las mafias del narcotráfico y los paramilitares que, para los efectos prácticos, son la misma cosa.

La primera gran arremetida la hicieron hace unas semanas cuando paralizaron la ciudad, lo que obligó al presidente Santos a salir en apoyo del burgomaestre samario. Pero como lo dice Lara, ese no es el único problema. Tiene un Concejo de oposición y un contralor amigo de sus enemigos. Pero lo que tienen que saber todos estos calanchines es que Caicedo cuenta con el apoyo de la clase dirigente nacional, encabezada por el propio presidente, y ha logrado un apoyo irrestricto de los medios de comunicación nacionales. No sé si eso sea suficiente para blindarlo en su dificilísima tarea de reconstruir a una ciudad que está postrada, sin servicios públicos, sin esperanzas y saqueada.

Para lograr esto resulta fundamental, además, que la contralora Morelli y el procurador Ordóñez conformen unos grupos de apoyo permanente que acompañen en sus decisiones a Caicedo. Pero además es menester que por competencia prevalente se traigan para Bogotá todas las investigaciones que se le abran al alcalde, pues sólo de esta manera él podrá defenderse ejerciendo a plenitud su derecho de defensa.

Todos sabemos cómo funcionan las mafias en Santa Marta y cómo están conformadas. Y son mafias peligrosas. Pero más importante que eso es que el Gobierno lo proteja en su integridad personal, pues no se puede correr el riesgo que asesinen a Caicedo, como los mafiosos lo han hecho en otras partes del país.

Caicedo cuenta con el apoyo popular, con los miles de electores que se aguerrieron de ser mal gobernados, que no quieren ver más dilapidados los recursos públicos, que optaron por elegir a una persona con trayectoria limpia.

Notícula: aunque el presidente de Comcel crea que sus usuarios son muy felices, eso no justifica que anden husmeando acerca de las líneas que yo utilizo. Ojalá el nuevo articulista Archila nos cuente sobre sus empleados que van y vienen del Gobierno (¿Sabrá el procurador?) y de lo que opina acerca de la cantidad de multas que le impone la SIC.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras

Se perdieron las prioridades

Uribe y sus lamentos

Qué cantidad de boberías

Las encuestas

Un burro hablando de orejas