Por: Iván Mejía Álvarez

La conspiración

Primero dijo que quienes criticaban la actitud de Hernán Darío Gómez de golpear a una mujer eran falsos moralistas e hipócritas, luego afirmó que el país estaría de acuerdo si alguien le pegaba a Piedad Córdoba, en una clara invitación a la violencia, y ahora afirmó que para ser árbitro es indispensable ser homosexual y como si fuera poco agregó que la homosexualidad es una enfermedad contagiosa.

Una locura, una muestra de ignorancia y un retrato integral de quién es, cómo se conduce, cómo actúa, cómo piensa el sátrapa de la Difútbol.

Sí, es cierto, en el colectivo de los árbitros existen homosexuales, como los hay en el Congreso, en el periodismo, en las cortes, en la diplomacia, en todos los ámbitos. Ni eso es nuevo, ni es repudiable, cada quien tiene derecho a ejercer su sexualidad como le venga en gana y se necesita ser muy tarado y troglodita para tildar a los gays y lesbianas como infectocontagiosos.

Lo curioso de las palabras del nefasto González es que se produzcan a las pocas horas de la denuncia de un juez contra Óscar Julián Ruiz por acoso sexual. Ese árbitro, excluido del panel por malo, porque nunca pasó las pruebas, es visitante asiduo de la oficina de González y resulta sospechoso que un año y medio después venga a interponer la querella tratando de hacerle daño a Ruiz, sin testigos. Un tipo mayor de 30 años diciendo que Ruiz intentó violarlo, un año y medio después? Cuéntenme una de vaqueros.

Acá, por encima se nota, lo que hay es una conspiración contra Ruiz por parte del mandamás de la Difútbol, una venganza burda contra quien logró alejarlo del manejo arbitral. Vale la pena recordar que González manejó el colectivo arbitral durante años, con las más tenebrosas historias de corrupción, bandidaje, venta y compra de partidos. Si el arbitraje de hoy es de homosexuales, en el de antes sobraban los corruptos y pícaros.

¿Qué será necesario hacer para alejar a González del fútbol? ¿Hasta cuándo las ligas aguantarán que los represente este sujeto? Es urgente que las ligas le den un golpe de estado, lo saquen a la brava del cargo con una revocatoria por malo y por dinosaurio mental.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez

Última columna

Zurdos

Júnior

Vergüenza total

Definiciones