El quinteto

«Los médicos y psicólogos que atienden a los pacientes aquejados de
anorexia nerviosa, un desorden caracterizado por el temor anormal
engordar, recibieron con agrado las gestiones gubernamentales para
combatir la hambruna auto impuesta, aunque insistieron que su relación
con las imágenes publicitarias no es contundente».

Mi amigo Gustavo Patiño Díaz me envió cinco gazapos de este párrafo tomado de la página web de este periódico, en la sección Salud. Como procuro comprobar las colaboraciones, no encontré en nuestro periódico la noticia, transmitida por la agencia AP. La encontré en otros medios tanto del país, como extranjeros en los que algunos de los gazapos señalados por mi amigo venían ya corregidos.

El primer gazapo es la traducción del anglicismo disorder por desorden. Lo que para los gringos es un stomach disorder, por ejemplo, para nosotros es un trastorno estomacal, es decir, una enfermedad leve.

Uno de los gazapos corregidos por algunos medios es la falta de la preposición a en la frase temor a engordar.

Llamar hambruna al hambre que aguanta una sola persona no es el significado adecuado, pues tal palabra se refiere a la falta de alimentos en una región por alguna causa natural, éste fue otro de los gazapos corregidos en algunos periódicos.

La separación de los prefijos es un gazapo causado por los procesadores de texto, el más usado entre nosotros, Word, promueve esa práctica que está apareciendo como norma entre personas con escaso criterio gramatical. ¡Qué pesar! No es, entonces, el hambre auto impuesto, sino autoimpuesto (me acaba de insinuar el procesador que lo corrija).

Por último, de la falta de la preposición en después del verbo insistir, parece tener culpa el mismo Diccionario que entre los significados de este verbo intransitivo uno como sinónimo de repetir, transitivo. Ahí les queda la inquietud a los académicos de este gazapo del Diccionario.

Noticia lamentable

Siempre evito los gazapos de las noticias tristes por razones de respeto a los implicados, pero esas noticias también deben ser redactadas correctamente. Por esa razón, paso esta colaboración de mi amiga Gloria Miranda sin determinar la fuente:

«El cuerpo sin vida del joven fue encontrado colgado por su propia madre en el cuarto de su casa».

Lo correcto es:

El cuerpo sin vida del joven fue encontrado por su propia madre colgado en el cuarto de su casa.

Voltear

«Una de las grúas que usan para cargar elementos pesados de la obra se voltió y casi cae al abismo». La Patria (08-04-08).

Para este gazapo el colaborador fue mi amigo Mauricio Hurtado Mora. Cuando lo comprobé en la edición digital, encontré que estaba en el pie de foto, pero en el texto de la noticia aparece corregido: se volteó. El piedefotista no se dio cuenta de lo que arregló el redactor.

[email protected]

Temas relacionados
últimas noticias

Las redes sociales

Comillas innecesarias

Gustar de

Las aretas II

El Santoral