Gazapera

Adolecer - Anglicismo - Cualquier cantidad - Una coma necesaria

Adolecer

"...porque otra de las cualidades que Santos tiene y de la que Uribe adolece es dignidad”: Felipe Zuleta, El Espectador (07-01-12)

Cuatro de mis lectores atajaron al mismo tiempo el gazapo de don Felipe. Es uno de esos gazapos que los amigos de columnas como esta tienen aprendidos desde hace muchos años; todos los gazaperos lo hemos tratado alguna vez; lo trae el Diccionario panhispánico de dudas, pero se sigue cometiendo. Es muy sencillo: el verbo adolecer no significa carecer de algo, sino padecer alguna en enfermedad o tener algún defecto. Entonces, el doctor Zuleta piensa que Uribe carece de dignidad.

Anglicismo

“Las personas que tengan preguntas o no estén de acuerdo con el valor asignado pueden agendar una cita personalizada a través de la línea 195”: El Tiempo (07-12-04).

En inglés es muy fácil tener un verbo a partir de un sustantivo: se le antepone la partícula to para el infinitivo o los pronombres para la conjugación y listo. Con muchos sustantivos en español está ocurriendo cosa parecida, se le añade la r y ya queda el verbo. Algunos justifican el procedimiento como práctico y hasta razón tendrán, pero desluce el idioma. A mí me suena mejor pedir una cita, solicitar, acordar, concertar, pactar, convenir, etc. Pero a la hora de costumbres exóticas los usuarios —en este caso, las secretarias de los ejecutivos— son felices copiándose las unas a las otras. A propósito de costumbres exóticas, ¿cómo les parece el verbo regalar? El martes pasado escuché que una cajera del Éxito de Los Molinos le decía a un cliente que le estorbaba para pasar a su puesto: regáleme un permiso. Yo le alcancé el papel de regalo y la tarjeta navideña.

Adicional: cita personal

Cualquier cantidad

“Al proceso, que ha sufrido cualquier cantidad de tropiezos —como tutelas y una sentencia de la Corte Constitucional— le apareció otro que parece letal...”: El Tiempo (07-12-05), primera página.

Éste es otro de esos gazapos pegajosos cuyos usuarios se copian unos a otros —los redactores, en este caso—. Consideran la expresión cualquier cantidad como una cantidad exagerada. Pero uno es cualquier cantidad. Hay formas como la que ya dije, una cantidad exagerada, también un sinnúmero o cuantiosos tropiezos.

Adicional: falta cerrar la coma explicativa abierta en proceso: debe ir al cerrar las rayas.

Una coma necesaria

“Conocemos y apoyamos la gestión realizada durante los años que ha gobernado al país. ¡Mejor imposible!”.

La frase con que termina este elogio aparecido en página completa en El Tiempo no dice nada. No se sabe si es un mejor imposible o un imposible mejor. Le falta la coma que reemplaza el verbo ser: Mejor, imposible equivale a decir Mejor es imposible. Ahora sí.

Adicional: sobra la preposición a en gobernado el país.

[email protected]

Temas relacionados

 

últimas noticias

Las redes sociales

Comillas innecesarias

Gustar de

Las aretas II

El Santoral