Habemus Obamam

«Habemus Obama» Frase de cajón de varios medios con motivo de la
nominación del senador Barack Obama a la candidatura demócrata por la
Presidencia de Estados Unidos.

El 99 % de las veces que se parodia el Habemus papam de la elección papal, se escribe mal la segunda palabra. La terminación latina en ‘m’ es propia del caso acusativo (complemento directo) en latín, por tal razón es conveniente latinizar bien los nombres y palabras de las que se quieren decir habemus,  ‘tenemos’, y así cumplir el deseo de Benedicto de que aprendamos a usar nuestra lengua madre.

El complemento directo

“para luego con unas pinzas irlas depositando una a una dentro de su herida”, Pablo Correa, El Espectador (08-05-29).

Hombre, Pablo, no es nada personal, sino que había que rebuscar un gazapillo de este diario para que la competencia no pensara que se la tengo montada, pero mira: es muy sencillo el que encontré y se comete con mucha frecuencia, sobre todo con los verbos ir y volver. El artículo habla de unas larvas para curar heridas y hay que depositarlas en la herida. Como ves las larvas son complemento directo del verbo depositar. Al construir la oración con el verbo ir más el gerundio de la acción, el pronombre enclítico va con el gerundio y no con el verbo principal: ir depositándolas. En canciones se oye a montones: ‘Volverte a ver’ por ‘volver a verte’.

Las karinas

“Las otras ‘Karinas’ en el país”. El Tiempo (08-05-27).

Que los usuarios del idioma acepten una regla nueva es de las cosas más difíciles que existen. En junio de 1999 la Real Academia dejó establecido en el libro de Ortografía de la Lengua Española y lo reiteró en el año 2005 en el Diccionario panhispánico de dudas que cuando se usa el nombre propio de una persona para resaltar sus cualidades o defectos en otra, el nombre pasa a ser común y va con minúscula. Agrego yo: y no necesita comillas: Las otras karinas del país.

Otra norma que tampoco ha podido entrar es la que le quita la tilde a la palabra monosílaba ‘guion’, igualmente establecida en el libro de ortografía. Tal palabra no necesita tilde porque la pronunciación es monosílaba, aunque antes se creía que era bisílaba con acento en la o.

[email protected]

Temas relacionados