Sófocles

Colocar se internacionaliza

“Es interesante que Mateo coloca el relato, después de un discurso de Jesús sobre la persecución...”: Héctor Fernández, Adipal, Brasil, (07-12-14).

Alguna vez escribí acerca de que fue en nuestro país donde empezó el convencimiento de que sólo ponían las gallinas y una amiga colombiana residente en México me remitió al programa de El Chavo del ocho. Confieso que no lo he hecho. Pero presento esta vez la vuelta que ha dado este gazapo que cito: El autor, salvadoreño; el medio que lo reproduce, brasileño. Don Héctor pudo haber embellecido su escrito con un compuesto del verbo poner: Es interesante que Mateo antepone el relato a un discurso de Jesús sobre la persecución. Ahora no salgamos con que las únicas que anteponen son las gallinas.

Esa internet


“Para ver tu postal por favor clickea este link”.

Olvidé copiar la fuente de este de este triple gazapo, pero no interesa, se puede ver el mismo o similares en infinidad de páginas web.

Ataco primero el verbo clickear. En español la voz onomatopéyica que describe el sonido de un interruptor, en este caso el del botón del ratón (qué cuentos de maus), es clic. No necesita la k, de imposible pronunciación. No más click, por favor. La palabra clic figura en el Diccionario. A partir de ella, se puede formar el verbo cliquear. Aunque no figura en el Diccionario, no le veo problema para no ser usado, algún día lo aprobarán.

Paso a link. Qué inútil palabreja. Enlace, vínculo, lazo, unión, son algunas de las palabras que se pueden usar para reemplazar ese anglicismo.

Por último, las dos comas entre la expresión por favor: Para ver tu postal, por favor, cliquea este enlace.

El despeje

El jueves anterior a la noche de las velitas, el jefe de Estado propuso despejar 150 kilómetros para las conversaciones con los farcos. Unos dicen que es mucho; otros, que muy poquito. Les puede ofrecer 1’141.748 kilómetros y aunque algunos crean que les está ofreciendo despejar todo el país, no les está despejando nada, pero nada nada porque los kilómetros lineales no se despejan. Ofrézcales 150 kilómetros cuadrados y ahí sí está ofreciendo algo, aunque a don Manuel le parezca poquito.

Ese corrector

Mi amigo Guillermo Orejuela encontró en el crucigrama del viernes pasado esta herejía:

Cuando Jesús se unió a Io en esta se convirtió (nube). Sólo es dable pensar que fue el corrector automático el que cambió a Zeus por Jesús.

Hablando de Jesús, nos disponemos a celebrar un cumpleaños más de su venida al mundo para predicar la paz y el amor. Que la venida de Jesús sea un motivo para mover el amor entre nosotros. Celebremos con alegría.

[email protected]

Temas relacionados