¡Qué frío!

“Después de una álgida discusión entre los presidentes se acordó una agenda de trabajo”; “El Presidente habló con vehemencia”.

Basado en las dos frases de la cita, de una entrevista de El Espectador al ministro Jaime Bermúdez, mi amigo Fabio Barrera me hace la siguiente pregunta: “Si álgido es el punto máximo del frío y vehemencia es sinónimo de calor, fogosidad, ¿tendremos que aceptar que cuando el termómetro señala cero grados es muy buen tiempo: ni frío ni caliente?, ¿o todo lo contrario?”.

Estimado Fabio: Ni todo lo de la cita está malo ni todo lo de la pregunta es correcto. No quiere decir eso que no aprecie tu valiosa colaboración con este arduo trabajo del tema semanal.

Recordaré con insistencia que si una palabra tiene varios significados no nos podemos desbocar por uno solo. Hay que tenerlos todos en cuenta para ver cuál se ajusta al discurso presente. El error de la álgida discusión no está en lo frío ni en lo caliente de ella, ni la vehemencia del de don Álvaro le comunica calor. No voy a copiar textual ni totalmente las definiciones involucradas porque este cuartico es muy pequeño y, además, falta una que tengo debajo de la manga, pues nadie la dijo en el momento. Por tanto, por favor, mira las definiciones en www.rae.es: el adjetivo acalorado se aplica a una discusión apasionada o vehemente o enardecida. Que la palabra vehemente se encuentre como alternativa entre los calificativos de la discusión acalorada no le comunica el calor aunque su segunda acepción signifique ardiente, pues la primera dice que se trata de algo que tiene una fuerza impetuosa, como fueron las palabras de don Álvaro.

Hasta ahora llevamos que una discusión acalorada puede darse en el nevado del Ruiz o en Coveñas. ¿Qué pasa con lo álgido? Por su primera acepción se refiere a un frío intenso; por la tercera se refiere al momento crítico o culminante de algunos procesos. Por esa definición, deduzco, estimado Fabio, que las discusiones, acaloradas y las desacaloradas, pueden tener o no un momento álgido.

Así, pues, los aficionados a la gramática podremos entender que quien dice discusión álgida se refiere a una acalorada, que puede tener un momento álgido o no tenerlo.

[email protected].

Temas relacionados