La tilde de sólo

La tilde diacrítica sirve para distinguir unas palabras de otras para evitar ambigüedades en lo que se quiere decir.

En el caso de palabras monosílabas, se presentan entre una palabra átona y una tónica, Una palabra átona es aquella que no tiene acentuación y que por lo tanto no puede existir sola. Cuando digo «mi casa», aunque no parezca siempre pronuncio esas dos palabras como si fueran una sola, lo que no ocurre cuando digo «esa carta es para mí». El mismo ejercicio se puede hacer con cualquier par de palabras monosílabas de las cuales una lleve tilde diacrítica y otra no. También hay algunas palabras bisílabas que son átonas, como cuando digo «Quiero estudiar como Javier». Si yo quiero preguntar por el modo como estudia Javier debo usar la palabra tónica «cómo»: «¿Cómo estudia Javier?». 

La nueva Ortografía enseña que la condición para enfrentar esas palabras consiste en que unas son tónicas y otras átonas. Como tanto los adjetivos demostrativos como los pronombres demostrativos y el par «sólo» como adjetivo y «solo» como adverbio son todas palabras tónicas, considera que no deben diferenciarse mediante una tilde diacrítica y prefiere que siga existiendo la ambigüedad o que el usuario redacte de forma diferente.

Por tal motivo la Ortografía 2010 lanza una recomendación (que no norma), en su página 269, según la cual aconseja (que no ordena) no usar la tilde aunque haya ambigüedad. Algunos correctores de estilo y algunos profesores de facultades de comunicación y de instituciones educativas interpretan mal el consejo y lo hacen obligatorio corrigiendo a los escritores, los primeros, y rebajando notas, los segundos.

Este servidor no acata ese consejo y opina que lo que estaba arreglado no debe dañarse sin encontrar una solución supletoria. Tampoco es sano basarse en que hay ambigüedades similares con otros pares de palabras y que no han sido solucionadas.