Impuesto de solidaridad para proteger bosques

Grandes urbes del país aportarían unos $250 mil millones para la conservación forestal, según iniciativa liderada por Simón Gaviria.

En los últimos meses una bancada ambiental ha ido tomando forma en el Congreso de la República. Se trata de unos 40 congresistas, de diferentes vertientes políticas y representantes de diversos sectores sociales, pero que comparten un interés: iniciativas legislativas relacionadas con el medio ambiente.

La cara más visible del grupo es el propio presidente de la Cámara de Representantes Simón Gaviria. El hijo del expresidente Cesar Gaviria expuso ayer ante los asistentes al IV Congreso Internacional de Medio Ambiente —organizado por el Centro de Estudios para el Desarrollo Sostenible— algunos de los logros de la bancada, así como las metas que se han trazado durante las próximas legislaturas.

Una de las ideas que más llamaron la atención de los asistentes al evento, que termina hoy en el Club El Nogal de Bogotá, fue la propuesta de crear un mecanismo financiero que comprometa a las grandes ciudades del país (Bogotá, Medellín, Cali, entre otras) en la protección del capital natural de Colombia.

La propuesta, que según Gaviria hasta ahora ha sido muy difícil sacar adelante, consistiría en transferir, por ejemplo, un porcentaje del impuesto predial a los departamentos amazónicos, a cambio de su compromiso en la protección de los bosques. Según cálculos iniciales, al menos $250.000 millones podrían ser transferidos.

Una bolsa de dinero que se sumaría al de la cooperación internacional y en los próximos años a los que provengan de mercados de carbono y mecanismos como REDD, el programa de la ONU para evitar la deforestación.

“Podemos empezar con pequeñas cuantías”, planteó Gaviria, como una estrategia para convencer poco a poco a los políticos regionales de los beneficios del mecanismo. Uno de los miedos de las comunidades y líderes locales en estos departamentos es que se vea la protección de sus recursos naturales como una condena que atenta contra sus proyectos de desarrollo.

Para Manuel Rodríguez Becerra, exministro de Medio Ambiente, se trata de una propuesta interesante de la que ya existen antecedentes exitosos en Brasil. Martin von Hildebrand, director de Gaia Amazonas, opina que si el país definitivamente quiere conservar sus bosques, debe hacer un adecuado ordenamiento territorial, definir sus prioridades de conservación y entender que el futuro de la economía depende de la protección de sus ecosistemas. En esa medida, una propuesta como la de Gaviria sería una de muchas estrategias para incluir la conservación de los bosques en la ecuación económica.

La exministra de Medio Ambiente Cecilia López considera que la iniciativa no tiene la más mínima posibilidad de hacerse realidad. “Hay que ver el Congreso que tenemos, donde están reunidos algunos poderes muy perversos”, apuntó. Dice que existen poderes regionales muy fuertes que no van a permitir que tal cosa suceda.

Por lo pronto, según Gaviria, el verdadero talante ambiental del Congreso, así como de la Unidad Nacional, se pondrá a prueba en esta legislatura en la discusión del proyecto de reforma a las CAR, una ley de desarrollo rural y la reforma al código de minas.

Temas relacionados
últimas noticias
Sección: 
Opinión