Abrazos y serenatas de libertad

Con calles de honor y mariachis fueron recibidos los rescatados en el Ministerio de Defensa. Hasta las 2:00 de la mañana recibieron honores los policías. Luego fueron trasladados al hospital.

En medio de aplausos, gritos y abrazos, fueron recibidos ayer en el Ministerio de Defensa y el Comando General del Ejército  los dos oficiales y cinco suboficiales de las Fuerzas Militares que durante casi una década estuvieron  secuestrados por las Farc en las montañas de Colombia. Desde muy temprano en la mañana, el capitán Juan Carlos Bermeo, el subteniente Raimundo Malagón, los sargentos segundo José Ricardo Marulanda, Erasmo Romero, y los cabos primero José Miguel Arteaga, William Pérez, Armando Flórez Pantoja, recibieron elogios y felicitaciones por parte de sus superiores y los miembros civiles y militares de la institución castrense.

La primera de las ceremonias se llevó a cabo en las instalaciones del Ministerio de Defensa donde se hicieron presentes el ministro Juan Manuel Santos y el comandante del Ejército Nacional, general Mario Montoya. Visiblemente emocionados, peluqueados, afeitados y con uniformes nuevos, fueron recibidos con una serenata y los abrazos de sus antiguos compañeros. El segundo homenaje se llevó cabo en el Cuartel General del Ejército, donde atravesaron una calle de honor encabezada por el propio comandante de la institución. Esta vez sonaron los himnos Nacional y del Ejército.

El segundo grupo de homenajeados fue el de los miembros de la Policía. Los liberados, teniente Vaney Rodríguez, el subintendente Armando Castellanos y los cabos Julio Buitrago y John Jairo Durán, estuvieron desde las 12:30 de la noche hasta las 2:00 de la mañana, en el Club de Agentes, donde recibieron serenatas, elogios del cuerpo de generales y se reencontraron con sus familiares.

Llenos de emoción cantaron el Himno de la Policía antes de ser trasladados al hospital, donde hasta la tarde de ayer seguían siendo valorados por el equipo médico. Hacia el medio día el director general del servicio de salud, coronel Náder Luján, dijo que los miembros de la fuerza pública presentaban un cuadro de desnutrición, secuelas de fiebre amarilla y rastros de leishmaniasis. Al cierre de esta edición permanecían sin dormir y “tratando de recuperar el tiempo perdido en la selva”, al lado de su seres queridos.

Cumplidos y más cumplidos

El ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, no dejó de elogiar la dignidad que siempre mantuvieron los uniformados en el desarrollo de la ‘Operación Jaque’, durante los homenajes celebrados ayer para los 11 miembros de la Fuerza Pública que fueron rescatados. El funcionario resumió todo lo sucedido el miércoles 2 de julio como “algo realmente de película. Fue un rescate de película”.

Santos resaltó el valor que tuvo el hecho de infiltrar justo los frentes guerrilleros que han custodiado a los secuestrados por años, y no dejó de afirmar que las felicitaciones sólo podían ser para el comandante de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla; el comandante del Ejército, general Mario Montoya, y los oficiales que se unieron a esta exitosa acción de inteligencia militar.

Temas relacionados