Presidente del PIN rechaza la estigmatización y los señalamientos a su partido

Ángel Alirio Moreno reitera su apoyo al gobierno de Juan Manuel Santos y revela que sí lo respaldó en la campaña electoral.

La elección esta semana de José Joaquín Plata por el Partido de Integración Nacional (PIN) en el Consejo Electoral, encendió una polémica en torno al papel de ese cuestionado movimiento dentro de la denominada unidad nacional o coalición de gobierno. Según el senador del Polo Democrático Jorge Robledo, lo sucedido aclara una cosa: “Que el PIN es parte de la manguala santista. Que lo tengan a las escondidas, debajo de la cama, ese es otro asunto”.

En diálogo con El Espectador, el presidente del PIN, Ángel Alirio Moreno, habla de la posición de su colectividad frente al gobierno de Juan Manuel Santos, revela detalles hasta ahora desconocidos de los contactos hechos durante la pasada campaña electoral a la Presidencia y rechaza los señalamientos de algunos sectores en el sentido de que en este partido están “todos los malos de la política nacional”.

¿El PIN es o no es de la unidad nacional?

Esa pregunta la debe responder el Gobierno. Nosotros como partido apoyamos la propuesta del presidente Santos. En primera y segunda vueltas acompañamos al candidato porque consideramos que su propuesta era la mejor para el país. Juan Manuel Santos ha planteado el esquema de un gobierno de centro, de tercera vía. Como partido, apoyamos y queremos formar parte de la mesa de unidad nacional, aunque no se nos ha invitado a ella.

Usted dice que acompañaron la candidatura de Santos, pero él siempre los rechazó. ¿Cómo fue en realidad ese apoyo?

El tema mediático ya está superado. Era muy difícil para cualquier candidato decir que tenía el respaldo nuestro, pero de todas maneras en las elecciones de Congreso un millón de colombianos respaldaron a los candidatos de nuestro partido y, quiéranlo o no, representamos una fuerza política. Yo me reuní en algunas ocasiones con miembros de la campaña del doctor Santos, estuve en reuniones de concertación con Germán Chica y Miguel Peñaloza, en las cuales discutimos la conveniencia o no de hacer una manifestación pública. Eso fue evaluado y llegamos a la conclusión de que nosotros no mandábamos en la militancia y que ningún partido en Colombia es dueño de la voluntad del elector. Simplemente donde podíamos agenciar una postura política, íbamos a hacer campaña por el doctor Santos y no había razón de hacer un pronunciamiento público.

¿Están reclamando su sitio en la unidad nacional?

No reclamamos nada. Respaldamos el proyecto de la unidad nacional, y el acuerdo democrático fundamental, firmado por todos los partidos con candidatos en la campaña presidencial, tiene en uno de sus puntos la no exclusión y la no discriminación.

¿Cree que el PIN ha sido estigmatizado injustamente?

Creo que en Colombia la política tiene que cambiar. No puede ser que se escoja a una sola fuerza para decir que allí están todos los que le hacen mal a la política. El Partido Liberal, el Conservador, la U y Cambio Radical también tuvieron gente que transitó por caminos perdidos.

Pero sin duda el PIN arrastra con el estigma de Convergencia Ciudadana, que tuvo mucha gente involucrada en parapolítica...

Es lo que dicen, pero si revisan bien, nuestra organización fue la que menos políticos tuvo vinculados en procesos judiciales. No estoy tratando de justificar nada, pero lo que queremos es que se nos dé el reconocimiento que legalmente tenemos. ¿Qué de malo tiene que en el PIN esté Teresa García, presidenta de una entidad financiera, cónsul en Frankfurt, pero cuando hablan de ella en el Partido es la hermana del ‘gordo’ García, condenado por la masacre de Macayepo? En cambio, no hay nada de malo con Piedad Zuccardi en la U, siendo la esposa del hermano del ‘gordo’ García.

¿Le están dando al PIN el trato de amante, como lo dijo Samuel Arrieta?

No comparto eso, porque hasta las amantes merecen respeto.

¿Cuál será la actitud del PIN frente a los proyectos claves del gobierno Santos?

Nuestra actitud será de reflexión y acompañamiento.

¿Hubo alianza con los conservadores para quedarse con un cupo en el Consejo Nacional Electoral?

En el juego de la democracia y dentro del marco del régimen político, buscamos ese cupo y reunimos los votos.

¿Pero quién les ayudó?

Sólo digo que el doctor José Joaquín Plata es un hombre con una gran trayectoria y cumple con los requisitos que exige la ley.

¿Qué va a pasar con la gobernación del Valle?

Dentro del marco de la institucionalidad, lo único que pedimos es que se cumplan la ley y la democracia. Yo estoy de acuerdo con la propuesta de que haya una concertación para que surja una terna que genere posibilidades de un buen ambiente político.

¿Concertación en torno a una terna del PIN?

Desde el punto de vista legal, entrar a proponer una terna como partido no sería viable, porque habría que acudir a revisar el mecanismo de inscripción del doctor Juan Carlos Abadía, pero desde el punto de vista político lo mejor es el consenso en torno a la realidad política y electoral del Valle.

¿Y cuál es esa realidad, que el PIN no quiere perder el poder en el Valle?

¿Quién lo quiere perder?