“Dejen que los cautivos vuelvan con sus familias”

Keith Stansell, Marc Gonsalves y Thomas Howes aparecieron por primera vez ante las cámaras del mundo, acompañados de sus familias y con la misma ecuanimidad y fortaleza que han caracterizado a todos los rescatados.

Uno a uno agradecieron al Gobierno colombiano por la magistral operación que los llevó de nuevo a la libertad y al estadounidense por no olvidarlos. Marc Gonsalves, el más joven de los tres, hizo conmover el auditorio del Brooke Army Medical Center, donde permanecen desde que llegaron a San Antonio, Texas, y se convirtió en la noticia del momento que de inmediato reprodujeron las principales cadenas de su país, con unas duras palabras contra las Farc, con las cuales pidió la libertad inmediata de quienes aun están en la selva.

“Farc: Ustedes son terroristas. Ustedes dicen que no pero sus palabras no tienen valor alguno.  No nos digan que no son terroristas, demuéstrenlo. Dejen que los demás cautivos regresen a sus hogares”, exclamó.

Visiblemente emocionado, luego de sonreír y  abrazar  a su madre Jo Rosano y a su esposa y demás familiares, afirmó en inglés y repitió en español: “Las Farc no son revolucionarias, son terroristas, terroristas con T mayúscula. Sus operaciones de narcotráfico, extorsión, su desconocimiento por los derechos humanos y su rechazo por la democracia, son de terroristas”

Y recordó la dolorosa historia que protagonizaron Clara Rojas y Emmanuel, de la cual él fue testigo: ”Yo los he visto sostener a un bebe recién nacido y enfermo y dejarlo en la selva”.

Thomas Howes por su parte, visiblemente deteriorado y con varios kilos menos, agradeció al equipo médico que los ha tratado en estos días y recalcó que hay que continuar trabajando hasta liberar a los ex compañeros de cautiverio que les ayudaron a llevar condiciones muy difíciles. Estamos bien pero no nos podemos olvidar de todos aquellos que quedan atrás en cautiverio en las selvas de Colombia”, agregó y calificó de “Héroes” a quienes los rescataron  y de “espectacular” el operativo.

Keith Stansell fue el último en aparecer. Llegó cargando a los dos hijos gemelos que tuvo con la colombiana Patricia Medina, y que nacieron  mientras estaba en cautiverio. Habló corto y pidió a los medios que continúen respetando esa ausencia voluntaria a la que se han sometido como parte del proceso que el Departamento de Defensa les propone a quienes han estado en esas condiciones .

“Gracias por respetar nuestra privacidad en estos últimos días, les pido que por favor lo sigan haciendo a medida que proseguimos con nuestra integración hacia una vida normal”, dijo.

Besó una vez más a su novia colombiana y se marchó con sus compañeros,  cerrando por ahora el primer capítulo de la libertad de los tres civiles que más tiempo han permanecido secuestrados en la historia de Estados Unidos.

Los tres continuarán en la Base Militar hasta finales de esta semana y posteriormente está latente la posibilidad de que viajen a Colombia a agradecer al Gobierno del presidente Uribe por su liberación y al país entero por los mensajes de solidaridad.