Dosis personal, ¿sin futuro?

La iniciativa ha sido negada en dos oportunidades, pero el presidente Álvaro Uribe insiste en ella, actitud que es considerada como un desafío al Congreso.

No ha pasado más de una semana desde el anuncio del Gobierno de volver a presentar un proyecto de ley para sancionar la dosis personal de droga, y en el Congreso han comenzado a cerrar filas dándole la espalda a la iniciativa. En efecto, tanto opositores como uribistas expresaron su molestia porque el Ejecutivo insiste en una sanción que ya fue negada, la última vez cuando al frente del Ministerio del Interior y Justicia estaba Carlos Holguín. Fue en la legislatura pasada y el encargado del proyecto, senador Armando Benedetti, del Partido de la U, presentó ponencia negativa.

Ahora, el mismo congresista dice que su voto volverá a ser en contra, argumentando que las sanciones caerían en los menores de edad y no se les estaría ayudando a los enfermos. “Yo creo más en la prevención que en las medidas coercitivas”, indicó. Pero, además, aseguró que ahora se habla del principio de oportunidad para los narcotraficantes y a la vez de castigo a los consumidores. “Ahí es donde se cae en incoherencia”, enfatizó. Benedetti recordó que las personas adictas o consumidoras de droga son consideradas “enfermas”, y así lo dicen las diversas asociaciones de expertos, a la vez que insistió en que lo que se debe es tratar de rehabilitarlas y no ponerlas presas “para que de pronto se suiciden”.

Por su parte, Héctor Helí Rojas, del Partido Liberal, agregó que como congresista se siente coaccionado e irrespetado por el Presidente de la República, debido a que en dos legislaturas ya el proyecto ha tenido entierro de tercera. “Si la vuelve a presentar es como un desafío del Mandatario, quien no quiere entender que no estamos de acuerdo con enviar a las cárceles a los drogadictos y que para estas personas es mejor un tratamiento médico”, señaló.

Claro que también hay voces que respaldan la iniciativa. Como el ex fiscal Alfonso Valdivieso, senador de Cambio Radical, quien cree que un país productor tiene el riesgo de tener los mayores índices de consumo y, por tanto, deben establecerse normas sancionatorias a los consumidores. Todo parece indicar que el nuevo ministro Fabio Valencia Cossio tendrá que hacer un gran esfuerzo para que el proyecto, que se ha convertido en casi que una obsesión para el Presidente, tenga futuro en la legislatura.