El precio de ser profesional

Debate por un proyecto que busca que los profesionales tengan un pago equivalente a tres salarios mínimos.

Tan polémica resultó la propuesta de fijar un salario básico para profesionales en Colombia, que sin que haya llegado a su primer debate en el Congreso ya tiene ponencia negativa del senador Jorge Ballesteros y solicitud del ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, de no darle trámite.

La iniciativa, en agenda para hoy, busca que los profesionales no ganen menos de tres salarios mínimos y es autoría del senador de Alas-Equipo Colombia Gabriel Ignacio Zapata. Y aunque pareciera estar condenada al fracaso, varios integrantes de la Comisión Séptima, donde hace su trámite, están decididos a dar la pelea y sacarla adelante.

Empezando por el conservador Milton Rodríguez, presidente de la Comisión, quien asegura que le dará todo el respaldo. “No soy partidario de que se archive. Creo que estamos a tiempo para darle su primer debate”.

Rodríguez le dijo a El Espectador que votará la propuesta a favor, porque considera que debe haber garantías mínimas para los trabajadores profesionales en Colombia, algunos de los cuales tienen salarios de $500.000, cuando el mínimo establecido para una persona que no ha realizado estudios está en $461.500.

“El Ministerio de Hacienda alega inflexibilidad en el mercado, pero no podemos dejar de lado las garantías mínimas de la dignidad de las personas que con esfuerzo económico e intelectual han hecho una carrera. La única modificación que yo haría a la propuesta es que fueran dos salarios mínimos y no tres”, dijo el presidente de la Comisión Séptima del Senado.

Pero el argumento del Ministro, expresado en una carta que envió a la comisión el pasado 19 de mayo, es que la aprobación de la iniciativa representa “un aumento injustificado e inconveniente del gasto público”, que llegaría a $17.506,6 millones anuales, aproximadamente. Según Zuluaga, “el establecimiento de un salario básico para los profesionales, no inferior a tres salarios mínimos, reduciría la probabilidad de encontrar empleo para el segmento más joven de la población, lo cual sería contrario al objetivo”.

Ese precisamente es el argumento que defiende el autor de la ponencia negativa, el senador Jorge Ballesteros. Considera que en el mercado laboral hay exceso de profesionales y en caso de aprobarse la iniciativa, los empleadores preferirían contratar gente que esté por graduarse y no egresados, para evitarse el pago de la obligación. “El proyecto viola el principio de igualdad porque genera discriminación de tecnólogos y técnicos”, agregó.

Pese a esa apreciación, la iniciativa cuenta también con el espaldarazo del congresista del Polo Democrático Jesús Bernal


Amorocho, quien está convencido de que los profesionales y sus padres, que generalmente costean la educación, “merecen una retribución económica digna”.

Y en el mismo sentido respondió la senadora de la U. Dilian Francisca Toro, quien considera apenas “justo y meritorio” que se apruebe una tarifa mínima legal a quienes “tienen cierto bagaje intelectual y se ponen a disposición de las empresas”.

En cifras

Según los datos del Observatorio Laboral del Ministerio de Educación, publicados en abril de este año, el 65% de los graduados se concentra en el nivel de formación universitaria. De ellos, el 32% se concentra en el área del conocimiento de economía, administración de empresas, contaduría y afines. Así mismo, el 79,5% de los graduados cotizan al sistema general de seguridad social.

Estudios anteriores, como uno hecho por la Universidad El Bosque durante el primer semestre de 1998, encontró que el 11,42% de los odontólogos percibe al mes únicamente un salario mínimo; el 24,96% recibe entre 1 y 3 salarios mínimos; y sólo el 4% llega a más de 10 salarios mínimos.

De ser aprobada la iniciativa de Zapata, cualquier profesional en el país tendría que se contratado con un salario mínimo de $1’384.500. Un debate más que se prende en el escenario económico nacional.

Proyecto salario básico

- “Establézcase para todos los trabajadores que ostenten título profesional un salario básico equivalente a (03) salarios mínimos legales mensuales vigentes”.

- “Los empleadores y patronos deberán garantizar a sus trabajadores profesionales el pago cuando mínimo del salario establecido en la presente ley, sin perjuicio de que las partes acuerden un salario superior... Los contratantes que incumplan deberán pagar una multa de 500 salarios mínimos”.

Temas relacionados