Hay que esperar a que el Presidente se defina

Es lógico que la idea de un tercer mandato cree tanta controversia y que complique tanto el ambiente político del país.

Actualmente lo que se puede inferir es que una tercera postulación sería perjudicial tanto para la misma sociedad como para quienes están considerando la idea de postularse como candidatos, pues la ventaja la llevaría el Presidente.

Por otro lado, hay un fenómeno que marcaría la diferencia y sería fundamental para definirse en este tema, y es que en las filas uribistas, así como hay aceptación, también hay quienes no están de acuerdo con el tercer mandato.

Es cierto que hay movimientos y partidos que están recolectando firmas y están haciendo hasta lo imposible para que se dé la re-reelección, pero en este caso el problema es que Uribe no se ha definido y no ha dado una respuesta contundente que saque a todo el mundo de la duda.

De la respuesta del Presidente depende el curso que vaya a tomar el país político de aquí en adelante. Aún así, si hay algo claro es precisamente que una segunda reelección implicaría un detrimento de la democracia; modificar la Constitución afectaría y debilitaría las instituciones y la imagen que se proyectaría sería la de un Estado inestable.

Temas relacionados