La postulación de Piedad Córdoba

La Asamblea Permanente por la Paz propuso su nombre en reconocimiento a las gestiones en la liberación de los secuestrados. La Fundación Príncipe de Asturias aceptó la nominación. Íngrid Betancourt también está postulada.

Por las gestiones humanitarias gracias a las cuales se logró la liberación de varios secuestrados que estaban en poder de las Farc, la Asamblea Permanente por la Paz postuló a la controvertida senadora liberal Piedad Córdoba al Premio Príncipe de Asturias, uno de los galardones más prestigiosos y reconocidos a nivel mundial. Dicha postulación, que ya fue aceptada por la Fundación española encargada de entregar los reconocimientos, se dio para la categoría ‘Concordia’, en la cual también está nominada la recién liberada Íngrid Betancourt.

La inscripción de Piedad Córdoba, según Luis Eduardo Salcedo –vocero de la Asamblea Permanente por la Paz–, se hizo teniendo en cuenta el papel que jugó durante el tiempo que el Gobierno del presidente Álvaro Uribe la autorizó como mediadora para la búsqueda de un intercambio humanitario y que finalmente permitió la liberación de Clara Rojas, Consuelo González de Perdomo, Luis Eladio Pérez, Jorge Gechem, Gloria Polanco y Orlando Beltrán, a comienzos de 2008. Según Salcedo, se consideraron tres razones fundamentales para proponer su nombre: “Las gestiones de paz, los problemas que le ha traído el tener que reunirse con integrantes de las Farc y el haber logrado la liberación de seis secuestrados”.

En la defensa de la postulación de la senadora liberal, que seguramente causará mucha controversia en el escenario político nacional, el vocero de la Asamblea Permanente por la Paz dijo que a pesar de que la han acusado de traición a la patria, Piedad Córdoba sigue trabajando por la paz y reuniéndose con mandatarios de países vecinos, e incluso buscando contactos con la guerrilla con miras a buscar un acuerdo humanitario que permita el regreso a la libertad a todos los secuestrados en poder de la guerrilla. “Piedad Córdoba, desde su condición étnica, ha luchado por los sectores sociales menos favorecidos y por las comunidades afrocolombianas”, enfatizó.

El Espectador dialogó con la congresista, quien se mostró escéptica de que se vaya a ganar el premio, pero reconoció que la postulación en sí es un hecho importante porque significa un reconocimiento a su labor. “Esto me obliga a continuar trabajando y hoy creo más que nunca en que hay buscar la liberación de los retenidos ilegalmente por las Farc. Ello debe ser un imponderable ético en el país”, expresó.

Mientras tanto, algunos de sus colegas en el Legislativo dividieron opiniones en torno a la nominación. El presidente de la Comisión Primera del Senado, Javier Cáceres, reconoció a Piedad Córdoba como una “negra polémica”, que dice las cosas como las piensa y las siente. “Es una mujer de mucha valía que tiene el país. Hizo grandes esfuerzos para buscar


acercamientos con la guerrilla para la liberación de los secuestrados y eso hay que reconocérselo”. Por su parte, el representante del Polo Democrático Germán Navas Talero sostuvo que si hay una persona que ha trabajando por la paz de Colombia es Piedad Córdoba. “Ella arriesgó su vida, su buen nombre, su tiempo y no sólo se merece el Premio Príncipe de Asturias sino también el del Premio Nobel de Paz”, indicó.

Sin embargo, algunos congresistas que prefirieron omitir su nombre, se mostraron en desacuerdo con la postulación y recordaron hechos polémicos protagonizados por Córdoba, como cuando posó para una fotografía luciendo  una boina que le dio el jefe guerrillero Iván Márquez, luego de un encuentro junto al presidente venezolano Hugo Chávez en Caracas, y la investigación que en su contra adelanta preliminarmente la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, con base en lo hallado en los computadores de Raúl Reyes y que se conoce como farcpolítica.

Además de su cercanía con Chávez, a la senadora le cuestionan también sus estrechas relaciones con el mandatario ecuatoriano Rafael Correa, con quien se reunió la semana pasada y éste le ofreció asilo político y respaldo dentro del proceso que le sigue la Corte Suprema. Córdoba dijo que no se irá de Colombia.

Los premios Príncipe de Asturias

La Fundación Príncipe de Asturias, constituida en septiembre de 1980 en la ciudad de Oviedo (España), concede cada año, desde 1981, los Premios Príncipe de Asturias, destinados a galardonar la labor científica, técnica, cultural, social y humana realizada por personas, equipos de trabajo o instituciones en el ámbito internacional, en las siguientes ocho categorías: Comunicación y humanidades, Ciencias sociales, Artes, Letras, Investigación científica y técnica, Cooperación internacional, Concordia y Deportes.

El próximo 10 de septiembre se conocerá el fallo del jurado en la categoría de Concordia, a la cual está postulada la senadora Piedad Córdoba. Las candidaturas se formalizan mediante el envío de una propuesta por escrito con la exposición detallada de los méritos extraordinarios de la candidatura y de su trascendencia internacional. Se pueden adjuntar documentos que aporten datos relevantes e información complementaria.

Cada año, durante el otoño español, el Príncipe Felipe entrega en el Teatro Campoamor de Oviedo los premios.