Una alianza de El Espectador y Mutante.org

hace 51 mins

Pulso Valencia-oposición

El Ministro del Interior defendió la propuesta gubernamental, que fue críticada por los parlamentarios liberales y del Polo, porque generaría un “desequilibrio de poderes”.

El ministro del Interior, Fabio Valencia Cossio, se estrenó en su primera citación a la Comisión Primera del Senado con una arremetida de críticas de la oposición por cuenta del proyecto del Gobierno de reforma a la justicia. Puntualmente, congresistas del Polo y del Partido Liberal critican que el Ejecutivo esté planteando el otorgarse la facultad para conformar las ternas de procurador y contralor, cuestionamientos a los que el jefe de la cartera política respondió diciendo que respeta a sus contradictores y que él no “juega” con cartas dobles, sino con “una sola carta”.

Uno de los mayores críticos del proyecto de reforma a la justicia es el senador liberal Héctor Helí Rojas, quien aseguró que, con las nuevas facultades que tendría el Gobierno, se generaría un desequilibrio de poderes, teniendo en cuenta que ya el Ejecutivo elige la terna de fiscal. Así las cosas, según Rojas, el Presidente de la República terminaría decidiendo a quién se acusa y a quién no.

En respuesta, Valencia Cossio  manifestó que la reforma propuesta no pretende apoderase de la justicia sino, por el contrario, generar los contrapesos en los poderes.

En este punto el Ministro destacó la propuesta de cooptación, contenida dentro del proyecto, que busca dejar en manos de las altas cortes la elección de sus magistrados. Con eso, asegura Valencia Cossio, se evitaría la politiquería. “Queremos darles la posibilidad a las altas Cortes para que llenen sus vacantes sin la intervención del Ejecutivo”, explicó.

El Ministro también señaló que, teniendo en cuenta que el Congreso elegiría a los magistrados de la Corte Constitucional y del Consejo Superior de la Judicatura, para generar un equilibrio de poderes, el Presidente conformaría las ternas de procurador y contralor.


El senador del Polo Parmenio Cuéllar refutó la tesis del Gobierno asegurando que en la elección de los magistrados no se puede perder la figura del concurso. A lo que Valencia Cossio contestó que el concurso no se descarta y que luego pasaría a una audiencia pública.

Frente a la elección de fiscal, el Ministro destacó que sería una terna del Primer Mandatario, pero que la decisión final estaría en manos de la Corte Suprema de Justicia.

Con respecto a la doble instancia para juzgar a los congresistas, resaltó que el mecanismo arrancaría en la sala penal del Tribunal Superior de Bogotá, y en segunda instancia decidirá la sala penal de la Corte Suprema de Justicia.

La pérdida de investidura se desarrollaría a través del Tribunal Administrativo de Cundinamarca y posteriormente pasaría a la sala plena del Consejo de Estado. Concluyó que la edad de ingreso para un magistrado sería a los 45 años y de retiro forzoso a los 70.

Antes de terminar su pronunciamiento, Valencia Cossio reiteró que su labor será transparente y de plenas garantías para la oposición. Incluso, recordó que él también formó parte de la oposición durante el gobierno de César Gaviria Trujillo.

En su primer día en la Comisión Primera, el Ministro comentó que ya se había desacostumbrado al mecanismo de discusión del Congreso, debido a que venía de estar ocho años por fuera del Legislativo, no obstante aseguró que se sintió “como pez en el agua”.

Es claro que el nuevo jefe de la cartera de la política quiso crear un ambiente de confianza en un debate que por momentos se iba calentando. Incluso, tuvo un detalle con el senador opositor Héctor Helí  Rojas, de quien Valencia Cossio dijo: “Lo veo más fogoso y más joven, en cambio yo un poco más viejo”. El comentario causó sonrisas en los parlamentarios presentes.

El reemplazo de Carlos Holguín Sardi aparentemente pasó su primera ‘prueba de fuego’ en la Comisión en la que tendrá que darse la ‘pela’ para sacar adelante las propuestas gubernamentales. Está claro que fue apenas uno de los tantos debates en los que le tocará sortear a la oposición, que seguramente no le dará tregua a la hora de defender sus argumentos.

Temas relacionados