‘Relaciones amistosas pero firmes’

Entrevista con el canciller Araújo. El Ministro espera que Nicaragua cambie de actitud frente a los grupos terroristas.

Cuando el panorama de las relaciones diplomáticas de Colombia con los países de la región tendía a mejorar, la crisis vuelve a aparecer. A excepción de lo que está ocurriendo con Venezuela, no hay luces de reconciliación con Ecuador, vecino con el que  hay un término de aplazamiento indefinido en la reanudación de los lazos y con Nicaragua se pasó de las notas de protesta a tener que llevar el caso ante la OEA.

El canciller Fernando Araújo le dijo a El Espectador que Colombia no pone condiciones para lograr vínculos de hermandad; sin embargo, el Gobierno ha sido claro en que los países deben comprometerse en la lucha contra el terrorismo. Araújo desmintió las versiones que hablan de su próxima salida de la Cancillería para dedicarse a una eventual candidatura a la Presidencia de la República.

¿El Gobierno colombiano llegó al límite con las expresiones del presidente de Nicaragua?

Con respecto a Nicaragua estamos actuando en defensa de la democracia. Nos interesa que todos los países se comprometan en la lucha contra las organizaciones terroristas, que ninguno les dé espacio o los acoja y precisamente las actuaciones del presidente Daniel Ortega van en esa línea. Por eso hemos protestado con notas diplomáticas, pero lamentablemente éstas no han tenido respuesta; entonces decidimos llevar el caso ante la OEA.

¿Qué efecto cree que genere la defensa del embajador de Colombia ante la OEA, Camilo Ospina?

No esperamos un mayor apoyo de la OEA. Lo que queremos es poner en conocimiento del Consejo Permanente la situación y buscamos que con eso el gobierno de Nicaragua vea que esa actitud no es la correcta.

Si Colombia postergó el restablecimiento de relaciones con Ecuador y este país anunció lo mismo, ¿cuál va a ser la solución para la reanudación de las relaciones entre los dos países?

Nosotros no ponemos condiciones, pero es natural que para hacerlo debe haber un diálogo de amistad. Las declaraciones hechas por el mandatario de ese país no nos han dado ese espacio.

¿Cómo lograr ese diálogo amistoso?


Yo no quiero entrar a hacer ese tipo de precisiones. Lo que debo hacer es manifestar que queremos relaciones en términos amistosos.

¿En qué condiciones están las relaciones con Venezuela y cómo van los preparativos de la reunión entre los presidentes Álvaro Uribe y Hugo Chávez?

Con Venezuela estamos en un proceso de restablecimiento de las relaciones. En cuanto a la reunión, está pendiente para el próximo mes, pero estamos preparando detalles, es decir, trabajando en fecha, lugar y las comitivas.

Pero ¿ya hay fecha y lugar tentativos?

En eso estamos trabajando.

¿Cómo definir la situación de Colombia con estos tres países (Venezuela, Ecuador y Nicaragua), cuando ellos han dicho que este país desestabiliza la región?

Como Canciller no me atrevo a dar adjetivos. Creo que la diplomacia requiere acciones día a día. Dentro del espíritu de lo que han sido las relaciones de Colombia, han sido buenas históricamente. Nos hemos caracterizado por relaciones amistosas pero firmes.

Hay rumores de que podría haber cambios en la Cancillería y que usted se podría lanzar para la campaña de 2010...

Yo estoy dedicado a mi trabajo 100%. Comprometido con la tarea que me ha encomendado el presidente Uribe.

Revive la crisis Colombia-Ecuador

El canciller colombiano Fernando Araújo dijo que motivado por las declaraciones agresivas del presidente de Ecuador, Rafael Correa, lo mejor era postergar el restablecimiento de las relaciones, luego de que el 6 de junio parecía cercana una reconciliación.

Ante la nueva tensión, el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, pidió a los dos países que hicieran lo posible para solucionar sus diferencias.

Horas más tarde la ministra de Relaciones Exteriores de Ecuador, María Isabel Salvador, hizo lo propio no postergando sino descartando el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Colombia y amenazó con aplicar restricciones comerciales.

“Las relaciones comerciales se han mantenido, no han tenido ningún impacto… Sin embargo, eventualmente, no descartaríamos  en el futuro, si las cosas no funcionan bien, poner restricciones”, agregó.

La crisis estalló cuando el Ejército colombiano abatió a alias Raúl Reyes, el segundo al mando de las Farc, al cruzar la frontera hacia Ecuador.