Si no es el papá, ¡demuéstrelo!

<p>Proyecto de ley invierte la prueba de paternidad. La congresista Lucero Cortés radicó un proyecto de ley para que los presuntos demandados asuman los trámites del caso.</p>

Usted es el padre hasta que se demuestre lo contrario. Eso sería un hecho en caso de aprobarse el proyecto de ley de la representante a la Cámara Lucero Cortés, que pretende invertir la carga de prueba en el proceso de investigación y reconocimiento de la paternidad y maternidad. Es decir, quien niegue a un hijo deberá encargarse de demostrar por sí mismo que no es su responsabilidad, y no como sucede ahora que sólo se establece la consanguinidad si la parte interesada logra comprobarlo.

El logro que aspira conseguir la congresista es que “no sea la pobre mujer quien tenga que correr detrás del hombre 20 años para que reconozca la partenidad”.

Las medidas

La única forma de establecer este vínculo es la prueba de ADN, que mide las características genéticas exactas con un 99,9% de confiabilidad. Éste es un examen que cuesta en promedio $450 mil, dinero con el que no cuenta un gran número de colombianos. Para enfrentar el problema se creó la Ley 721 de 2001, que contempla el amparo de pobreza, hecha para pagar el examen de personas de escasos recursos, luego de una orden que se expide, generalmente, en una comisaría.

Pero esa tampoco resultó ser la solución para el reconocimiento de hijos. Según el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), los supuestos padres que reciben citación para la realización de la prueba de ADN registran una inasistencia del 67% durante los últimos cinco años independiente de quien haya sido la autoridad citante: defensor de familia y/o juez de familia.

Esto sucede porque a pocos les interesa que se les compruebe cierta paternidad, por temor a asumir una responsabilidad que han eludido. Precisamente el proyecto de ley de Cortés le apunta a que ahora sean esos presuntos padres y madres los más interesados en asistir a la cita genética.

Prueba de sangre

Según la iniciativa si 10 días después de expedida la orden de practicarse la prueba de ADN la persona obligada a hacerlo no acude, se dará por hecho que tiene responsabilidad y entonces la actitud de omisión le permitirá al juez sentenciar la paternidad del susodicho y garantizar los derechos del niño al nombre, a una familia, al reconocimiento de su personalidad jurídica, entre otros.

Como otro beneficio, Cortés propone cambiar la manera en que se notifica al demandado. “Actualmente el juez le da la boleta a la mujer para que se la lleve al ex compañero, quien la coge a golpes y nunca asiste”.

Con esta modificación la citación para que el presunto padre se realice la prueba podrá hacerse llegar a través de los medios de comunicación o con notificación enviada por correo al lugar de domicilio o al trabajo para evitar el contacto físico entre las partes.


En caso de que el señalado de tener la paternidad resulte no ser el padre, la mujer tendría que pagar por los daños y perjuicios que se le causaron. “Si les brindamos este apoyo, es porque ellas deben estar seguras de que el demandado es el papá de su hijo”, agregó la representante.

El genetista Emilio Yunis considera valioso el proyecto de ley, pero cree que hay otros aspectos que se deberían mejorar, puntualmente con el manejo del amparo de pobreza. Según el artículo 6 de la Ley 721, el costo total del procedimiento es sufragado por el Estado, aunque “en la práctica se le está concediendo a todo el mundo. Además, cuando se establece la paternidad o maternidad el juez en la misma sentencia dispone la obligación de reembolsar los gastos en los que haya incurrido la entidad. Es como si el Estado les prestara el dinero”.

El ADN

Esta prueba es definitiva, porque mide la base biológica de la herencia, para probar o desaprobar la relación entre un niño y su presunto padre, teniendo en cuenta que el ser humano hereda la mitad del ADN del padre y la otra mitad de la madre.

Positivo tras 14 años de persecución

Durante 14 años, Carmen* asumió completamente la responsabilidad de su hija Liliana  . Su desamparo comenzó cuando su novio supo que estaba embarazada. Ese día, él se fue de Girardot, y se escondió en Bogotá en la casa de la madre. Carmen no actuó inmediatamente, pero un año después interpuso una demanda que nunca fue contestada.

Hace tres años Carmen se fue a vivir a Soacha, Cundinamarca. Allí buscó ayuda en Bienestar Familiar, donde citaron al papá de su hija, quien finalmente acudió al llamado y comenzó a girarle 50 mil pesos cada vez que quería hacerlo.

En noviembre del año pasado citaron a padre, madre e hija para practicar la prueba de ADN. Hace un mes salió el resultado, que dio positivo.

Pero el hombre no ha vuelto a aparecer. “Hoy tiene otra cita, vamos a ver si llega. Ya sabe que no tiene excusa. Que aprenda a ser responsable, porque mi hija no es el único caso. Dicen que tiene otro en Girardot”.

Paternidad en cifras

- Durante 2007 se tomaron 13.838 muestras de ADN, equivalentes a 4.664 solicitudes resueltas.

- En lo corrido de  2008 se ha tomado un total de 279 muestras de ADN, correspondientes a 90 solicitudes resueltas.

- A fecha de hoy, el total de las muestras en proceso es de 13.134, correspondientes a 4.237 demandas. En cada caso se toman tres pruebas.

- Aunque el Icbf  carece de un dato discriminado por sexos, la experiencia permite deducir que más del 90% de las demandas son contra el presunto padre del menor en litigio.

Temas relacionados