Tres excesos de autoridad

La historia colombiana guarda ejemplos de tensiones políticas que se resolvieron en escenarios paralelos.

En 1905, después de que el presidente Rafael Reyes cerró el Congreso, se creó una Asamblea Constituyente que amplió su período presidencial a diez años y promovió una reforma a sus anchas.

En 1952, el presidente Urdaneta, avalado por el titular Laureano Gómez, convocó a una Asamblea Constituyente que intentó convertir en traidores a todo comprometido en actividades subversivas contra el Estado y a quienes atentaran  por escrito contra el prestigio de las autoridades. Antes de que fuera aprobada, Rojas Pinilla dio golpe de Estado.

Pero Rojas también apeló a un escenario de control: una Asamblea Constituyente que primero dispuso que gobernara hasta 1954, después amplió su período a 1958. Cuando la misma Asamblea se lo extendió hasta 1962, la reacción civil y política provocó su salida del poder.

Temas relacionados
últimas noticias