Vientos de liberaciones

Mientras el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, pide a las Farc que liberen sin condiciones a los rehenes, la senadora Piedad Córdoba se muestra optimista con avances de los diálogos.

Los temas del acuerdo humanitario y la situación de los secuestrados por las Farc se han agitado en las últimas horas por una seguidilla de hechos que hacen pensar que podrían presentarse novedades en ese sentido. Al reciente anuncio del periodista Carlos Lozano, director del semanario Voz, quien dijo que están abiertos los canales de diálogo con el número uno de esa guerrilla, alias Alfonso Cano, se suman las declaraciones que dio a El Espectador el ex congresista Orlando Beltrán, quien aseguró que “es muy posible” que pronto se den nuevas liberaciones, aunque aclaró que la información no está confirmada.

Beltrán, liberado por las Farc el pasado 28 de febrero, luego de un secuestro de seis años, se reunió ayer por la tarde con la senadora Piedad Córdoba y los ex congresistas Jorge Eduardo Géchem y Gloria Polanco, también ex rehenes del grupo insurgente, para hablar, entre otras cosas, sobre los diálogos con la guerrilla. “Veo posibilidades de avance. Piedad está optimista”, dijo el político huilense.

De igual manera se refirió al asunto el ex senador Luis Eladio Pérez, quien auguró que “el país conocerá noticias muy pronto”. Pérez, quien estuvo en poder de las Farc casi siete años y fue liberado al lado de Beltrán, Polanco y Géchem, consideró incluso que varios de los secuestrados “están en este momento caminando hacia la marcha de la libertad”.

 El domingo pasado el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, había lanzado una inusual petición pública a las Farc: “Suelten a esa gente. Hay ancianos y soldados que tienen hace más de diez años. Llegó la hora”, le dijo el mandatario a Cano, durante su programa Aló, Presidente. Algunos análisis apuntan a que el gesto tiene un significado especial, como lo afirma la observadora Laura Gil: “Es posible que Chávez esté preparando el terreno para nuevos anuncios de liberación”. (Ver columna de opinión).

El Gobierno de Colombia reaccionó ayer a lo dicho por el presidente vecino, asegurando que “celebra” sus palabras y espera que la guerrilla responda a Chávez dejando en libertad a los rehenes. “Ojalá esa actitud se traduzca en hechos. Es una muy buena noticia”, afirmó el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos.

El funcionario también informó que hace pocos días el Ejército Nacional pudo observar a Marc Gonsalves, Thomas Howes y Keith Stansell, los tres ciudadanos estadounidenses secuestrados, bañándose en un río, pero aclaró que se descartó cualquier tipo de operación para rescatarlos.

No se sabe si el anuncio de Santos tiene que ver con el llamado cerco humanitario del que ha hablado el Gobierno “para que los países amigos puedan ingresar a las áreas” donde se encuentran los cautivos y liberarlos.

Mientras se dan las noticias que muchos presagian, las que siguen a la espera son las familias que ruegan para que, en todo caso, sean buenas nuevas.