Presidente, ministro Santos y embajadora Sanín, en el ojo del huracán

Por participación en política. oposición anuncia demandas ante la Comisión de Acusaciones y la Procuraduría.

Cada cuatro años, en la época preelectoral —bien sea para las elecciones a Presidencia, Congreso o para autoridades regionales y locales—, existe un tema recurrente: el de la intervención en política de los funcionarios públicos. El problema hoy es que el debate tiene unos ingredientes bien particulares: se tramita en el Legislativo un proyecto de referendo para una segunda reelección presidencial y hay más de un funcionario con aspiraciones de ser candidato.

Por eso, en las últimas semanas, las actuaciones del presidente Álvaro Uribe, el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, y la embajadora en el Reino Unido, Noemí Sanín, tienen con los pelos de punta a más de uno, sobre todo en la oposición, hasta el punto de que el representante del Polo Democrático Germán Reyes ya le pidió al procurador Ordóñez investigar a Santos por su supuesta intervención en política. Como se sabe, el Mindefensa asistió a una reunión de bancada del Partido de la U, donde se pronunció a favor del nombre del ex comisionado Luis Carlos Restrepo para la presidencia de la colectividad.

A propósito de la U, otro hecho que ha levantado críticas fue la presencia del presidente Uribe en un foro temático realizado el sábado pasado, previó a la asamblea nacional del Partido. Allí, aunque el Primer Mandatario se cuidó de no hablar de reelección, cual campaña electoral, cientos de asistentes vitorearon su nombre pidiendo su postulación. Y en cuanto a Noemí Sanín, de vacaciones en el país se dedicó a reunirse con dirigentes políticos como el ex presidente César Gaviria y hasta estuvo en la Casa de Nariño hablando con Uribe. Además, concedió entrevistas a varios medios de comunicación, en las que habló de la “falta de reglas de juego claras” para la próxima contienda electoral.

Así las cosas, el debate se ha vuelto a encender. Según el ex ministro y actual precandidato conservador Carlos Holguín, el tema de las intervenciones en política es una “completa bobería” y un “anacronismo colombiano” que debe ser superado. “Esa prohibición para los funcionarios debe ser eliminada por completo”, agregó. En cambio, el senador liberal Héctor Helí Rojas es de aquellos que creen que intervenciones como la del presidente Uribe en el foro previo a la asamblea de la U es “jugar” con la ética pública y “burlarse” de la gente: “En mi concepto, el Presidente intervino claramente en el debate electoral, por más de que digan las directivas del Partido que era un encuentro social”.

Otra óptica tiene el representante conservador Carlos Ramiro Chavarro, para quien ninguno de los funcionarios mencionados —Presidente, Ministro o Embajadora— ha intervenido en política porque en ningún caso han realizado actividades proselitistas y sólo han opinado sobre temas de la realidad nacional. Y la aún senadora Marta Lucía Ramírez coincide con Chavarro en decir que Uribe nunca ha participado en actos políticos. “Él no estuvo en la asamblea, asistió sólo al foro ideológico, como lo ha hecho con el Partido Conservador y Cambio Radical”, recordó.

Lo cierto es que con la resurrección de la polémica, vuelve a plantearse un asunto de vieja data: la eliminación, por ley, de dicha prohibición porque, al fin y al cabo, tratándose de época electoral todos los funcionarios tienen intereses políticos que defender. Por lo pronto, de aquí a las elecciones del próximo año seguiremos en las mismas: denuncias, quejas, reclamos y defensas. Falta ver qué dice el Procurador, quien ayer, al ser indagado sobre el asunto en el Congreso, respondió que más adelante se pronunciaría.