No muy ‘bienvenido’

Hay liberales que desconfían porque, dicen, Vargas ya los ha dejado colgados de la brocha. Otros creen que si quiere ‘pacto’ tiene que someterse a la disciplina del liberalismo.

Ya no es un secreto que el jefe de Cambio Radical, el ex senador Germán Vargas Lleras, contempla dentro de las posibilidades para su candidatura presidencial una alianza estratégica con el Partido Liberal. La semana pasada, durante la gira que realiza por la Costa Atlántica, el ex congresista reconoció abiertamente que Cambio Radical y el liberalismo podrían llegar “reunificados” al debate presidencial de 2010. La idea, según se ha dicho, es que para las elecciones parlamentarias se realice una consulta entre el ganador del proceso liberal, que se define en septiembre próximo, y Vargas Lleras. El ganador tendrá el respaldo de los dos partidos.

Pero aunque se habla de una buena acogida a dicha propuesta en ambos movimientos políticos, a la hora de consultar a sus actores en el Congreso se encuentran muchas dudas y reservas sobre el jefe de Cambio Radical. Por ejemplo, el senador Héctor Helí Rojas es de los más desconfiados: “Es que más de una vez nos ha dejado colgados de la brocha”, dice. Y agrega, con su tono mordaz, que cada que alguien del uribismo quiere pelearle al Presidente, amenaza con regresar al liberalismo, pero después, “cuando Uribe los consiente, se olvidan de nosotros. Ojalá que esta vez sea en serio y Vargas Lleras marque independencia frente al uribismo”.

Hay también quienes expresan reparos a esa posible consulta interpartidista en las elecciones parlamentarias y prefieren que Vargas Lleras se le mida a la consulta interna. “Si el señor quiere regresar, tiene que someterse a la disciplina del partido”, expresó la senadora Yolanda Pinto, mientras que Carlos Arturo Piedrahíta, vocero del liberalismo en la Cámara de Representantes, señaló que las puertas están abiertas para las personas que compartan el ideario de la colectividad, que quien llegue tiene que “acatar las normas”.

El problema es que por el lado de la gente de Cambio Radical, tampoco están dispuestos a ceder. Si bien varios congresistas ni siquiera contemplan la posibilidad de alianza y creen que ello podría dividir el Partido, otros dicen que “sí” pero poniendo las condiciones. Como el representante Carlos Fernando Motoa, quien reconoce que su jefe político nunca ha negado el origen liberal y advierte que sí participarán en las elecciones de 2010 “poniendo el logo, que es la identidad del Partido y con nuestro propio candidato presidencial”.

Y aunque Vargas Lleras ha estado distanciado del presidente Uribe en el último año, en el liberalismo hay quienes lo ven como un “intruso” del uribismo que quiere hacer la tarea de “apoderarse” del Partido, tal y como ha sucedido con los conservadores, según contó un congresista, quien pidió reserva de su nombre. Según enfatizó, dentro de la colectividad existe una corriente que más que apoyar algunas de las políticas del Primer Mandatario —caso Rodrigo Rivera o el represente Germán Olano—, sueña con ver en el futuro a Álvaro Uribe dirigiendo su rumbo.

Temas relacionados