Presidente Uribe fija postura frente a referendos

Advirtió que dejar todo a la discusión popular es abrir la puerta a irresponsabilidades.

Por primera vez desde que se discute la posibilidad de una segunda reelección por la vía de la consulta popular, el presidente Álvaro Uribe dejó conocer su postura en torno a la discusión sobre si un referendo puede ser modificado en su sentido o contenido por el Congreso de la República.

El jueves, durante el seminario internacional “Mecanismos de Participación Política y Ciudadana en América y Europa” —organizado por el Consejo Nacional Electoral—, el Primer Mandatario dijo que, en su concepto, el Legislativo sí tiene esa competencia porque, si ello se niega, “¿en qué queda el equilibrio entre la democracia participativa y la representativa?”.

“Si la Corte Constitucional puede modular sus sentencias, ¿por qué la instancia que tiene que convertir las iniciativas de referendo en ley de la República no las puede modular?”, se preguntó Uribe, planteando además que si el Congreso no pudiera hacer cambios, bastaría con presentar un proyecto de referendo ante la Registraduría o el Consejo Nacional Electoral para convertirlo en ley de la República.

Aunque el jefe de Estado aclaró que sus palabras se remitían únicamente a los referendos del agua y de cadena perpetua para violadores —aprobados esta semana a las carreras y con algunas modificaciones en el Congreso—, porque del tercero (el de reelección) no habla, según dijo, es claro que lo dicho aplica para todos.

Porque precisamente una de las discusiones que se han generado en torno al referendo reeleccionista tiene que ver con el cambio en la pregunta, introducido ya por la Comisión Primera del Senado, para que la figura aplique en 2010 y no se tenga que esperar hasta 2014.

Según el registrador nacional, Carlos Ariel Sánchez, el Congreso sí puede hacerles modificaciones a los referendos, las cuales, sin embargo, deben ser sometidas al control de la Corte Constitucional. Pero para el senador liberal Juan Fernando Cristo, “no se puede modificar la esencia de la voluntad ciudadana” y con sus palabras, el Primer Mandatario “ya se nos volvió juez”.

En su intervención, Uribe advirtió que si todo se llevara a la discusión popular, se corre el riesgo de que “en nombre de la democracia” se propongan permanentemente “irresponsabilidades”.