Jaime Araújo Rentería anuncia aspiración presidencial

El ex magistrado de la Corte Constitucional ya inició la recolección de firmas en todo el país para su inscripción.

¿Cómo llega a la decisión de ser candidato?

Hay un grupo de ciudadanos que estamos molestos con lo que está sucediendo en la sociedad colombiana, en la que no se respetan ni sus derechos ni se está administrando la economía para proteger a los más débiles, en problemas como el desempleo o la salud. Ese grupo de ciudadanos me ha dicho que sea portavoz de unas ideas con un  mandato muy claro.

¿Qué mandato?

Vamos a ser candidatos independientes a la Presidencia de la República, hasta el final. Las actuales circunstancias políticas muestran un partido de gobierno que no está respetando el Estado Social de Derecho y quiere permanecer en el poder. Lo grave es que los partidos de oposición no estén mandando mensajes claros en defensa de los derechos humanos, de los débiles, de la salud, de la educación o del derecho a la vivienda, y por eso no podemos presentar nuestras ideas a ellos. De allí nuestra determinación de presentar nuestra ideas de manera independiente.

Pero usted no puede negar su origen liberal...

Así es, pero la idea es llegarle a todos: a los electores del Partido Liberal, del Polo, y a las  personas que han hecho parte de los partidos uribistas, aquellos que de buena fe apoyaron el proyecto político del Gobierno, pero que hoy en día están decepcionados. Personas que creyeron que era verdad la lucha contra la corrupción y descubrieron que el Gobierno está rodeado de corruptos o que creyeron que la lucha contra los actores armados ilegales iba a ser contra todos, no solo contra los de izquierda. El Estado de derecho es un estado que monopoliza la fuerza frente a todo el mundo y no se puede permitir que bajo el pretexto de combatir un ejército de izquierda se aliara con un ejército de derecha.

¿Cuáles serán sus principales propuestas de campaña?

Muchos de los problemas que se presentan en Colombia son por falta de decisión. Hay que adelantar una revolución pacífica a partir de dos ejes: educación para el pueblo y poder de las mujeres en el gobierno. Nuestra voluntad es adoptar decisiones políticas en defensa de la solución de muchos problemas que vive la sociedad colombiana. Quiero ser un candidato de defensa de los derechos, que el que tenga educación la  conserve y que los que no la tengan accedan a ella; la gente tiene que tener la seguridad de que si su hijo se enferma, va tener un médico que lo atienda. Somos candidatos de la esperanza.

Muchos de sus planteamientos los han dicho el Partido Liberal y el Polo ¿por qué no inscribirse en uno de ellos?

En la vida no siempre uno escoge hacer lo más fácil. Yo soy persona que si me toca hacer lo más difícil porque es lo mejor para la sociedad e interés general yo prefiero hacerlo difícil. Hoy todos los partidos no están respondiendo a las expectativas de los ciudadanos y existe un malestar general porque los ciudadanos consideran que en los partidos políticos algunos de sus dirigentes, para no decir todos, se dejaron capturar por las mafias. Queremos hacer la política de manera distinta. Cristo decía: ‘por sus obras los conocieres’ y se presenta un candidato para Procurador General por la coalición de gobierno y resulta que el liberalismo y el Polo votan por él. ¿Qué ganan con un discurso distinto si en los hechos se comportan igual que los partidos de Gobierno? Allí está el resultado: absolución de los señores que participaron junto con la ex congresista Yidis Medina en la reelección presidencial.

Veo que descarta desde ya alianzas con otros partidos...

No, nosotros no vemos enemigos en ninguna de las personas  que quieran participar porque cada voz que haga presencia a través de programas y tesis, bienvenida sea. No nos interesa si esa voz es de izquierda, derecha o centro. Nos interesa el debate público Pero lo que sí es claro es que, antes de la primera vuelta, no haremos alianzas con nadie.

¿Su inscripción será entonces por firmas?

Las estamos recogiendo firmas e invito a todos los colombianos que no están conformes con lo que está sucediendo en la sociedad a que nos den su respaldo. Pero no se trata solo de tomarle firmas a la gente. Lo que queremos es que sea una manera de entrar en contacto con ellos sobre los problemas que los aquejan y que nos digan sus problemas en materia de salud, de educación, de empleo.

¿Quiénes están detrás de su campaña como apoyo político y logístico?

Todos los colombianos inconformes. Vamos a ser un movimiento independiente de los partidos políticos y de los grupos económicos. No vamos a aceptar que ellos nos capturen, lo cual no quiere decir que estemos en contra de aquellos ciudadanos que los conforman, sino que creemos que la política hay que hacerla de otra manera. Si las personas que han estado en los partidos tradicionales quieren colaborar en este proyecto de construcción con los valores y los principios que hemos señalado y quieren hacer un acto de contrición, nosotros los aceptamos pero bajo estos postulados. Y eso es igual para los grupos económicos: si algún grupo está dispuesto a hacer una economía más equitativa creando empleo, por ejemplo, bienvenido sea.


Es lógico pensar que su campaña será de total oposición al presidente Uribe...

No, y hay que decirlo claramente: no nos preocupa el presidente Uribe como persona, lo que nos preocupa son las propuestas del Gobierno, su concepción del Estado, porque creemos que la riqueza de un pueblo es su capital productivo y los valores sobre los cuales se construya. Nos preocupa que no haya el respeto suficiente por esos valores, que no se respete la intimidad de los colombianos o de los magistrados de una corporación. Nos preocupa que en un consejo comunal se diga: “detenga ese ciudadano”, cuando en el Estado de Derecho el único que puede detener es un juez. Por eso queremos presentar un proyecto no excluyente, diferente al que se ha presentado hasta ahora y que solo ha dividido a la sociedad colombiana entre amigos y enemigos, entre terroristas y no terroristas.

¿Usted cree que Uribe va tras una segunda reelección?

No me cabe la menor duda y aún más, creo que existe un proyecto de gobierno permanente y eso es antidemocrático.

¿Qué implicaría un tercer mandato de Uribe?

Algo más grave de lo que ya implicó la primera reelección, la cual desequilibró todo lo que eran pesos y contrapesos del Estado de derecho. Cuando se rompe la armonía entre los poderes, el Gobierno termina siendo jefe del Ejecutivo y maneja también el Legislativo, el Poder Judicial, termina manejando los organismos de control y el Banco de la República.

En el trámite del referendo ¿cree que el Congreso tiene la facultad de cambiar el texto?

No, precisamente porque es una iniciativa popular y los ya los ciudadanos expresaron lo que querían.

O sea que le toca definir a la Corte Constitucional el asunto...

Pues si la Corte en realidad cumpliera su función, debería decir que eso no es posible. Pero me preocupa que haya voces que digan desde ahora que ese es un tema distinto al del anterior referendo, como lo dijo su presidente. Allí está prejuzgando. Por eso considero que tanto en el Congreso como en la Corte Constitucional el referendo va a pasar y la lucha será en el tema del censo electoral, que es donde los ciudadanos tenemos que estar vigilantes.

Pero los reeleccionistas argumentan que ahora se trata de la voluntad del pueblo…

Esa es la tesis del actual presidente de la Corte Constitucional y por eso es que digo que prejuzga, porque aunque crea eso no debe decirlo ya que él va a fallar el asunto. Lo más grave es que dentro de la corporación ya esté sentando esa tesis, que equivale a decir que el referendo sí pasa. Por eso es que digo que el debate por el referendo será en el censo electoral, donde no podemos permitir que se excluyan ciudadanos vivos con el procedimiento de que van a excluir a todos aquellos que no han votado. Además, muchos colombianos han reclamado su cédula y no se las entregan. Cuando se cierre el censo electoral se van a quedar sin la posibilidad de votar. No puede ser que por negligencia de la organización electoral se excluya a una gran cantidad de colombianos del censo.

¿Cuál es su posición frente al tema de la seguridad?

Nosotros creemos que tiene que haber una propuesta de seguridad integral popular, la cual se diferencia de la seguridad democrática porque no se reduce solo a la lucha contra las Farc. No hay duda que la lucha contra la guerrilla es importante, pero también es importante que el Estado combata a los otros grupos armados por fuera de la ley, así sean de derecha, y a la delincuencia común. Y en el tema de la paz, no hay duda de que por mandato constitucional, el orden público es competencia del Gobierno nacional, pero tampoco se nos puede olvidar que el artículo 22 de la Constitución dice que el derecho a la paz es un derecho fundamental de todos los colombianos y no nos podemos dejar quitar ese derecho de ningún gobierno. Y dentro de ese proyecto de paz, compartimos la idea del acuerdo humanitario.

¿Qué piensa de todo lo sucedido en el DAS?

Cuando un organismo del Estado hace eso ese tipo de interceptaciones ilegales sin autorización judicial no hay duda de que estamos en un Estado policivo. Eso es grave para la democracia y debe haber responsables. Nosotros hemos propuesto acabar con el DAS. La inteligencia del Estado no puede ir ni contra la oposición ni contra los jueces. Y esto del DAS no es de ahora y se vio hace año y medio.

Defina en una palabra estos personajes: ¿Álvaro Uribe?

Un ciudadano que pudo hacer un mejor gobierno, incluyendo a todos los colombianos.

¿Juan Manuel Santos?


Una persona que pasa muy fácil de ser ministro en el gobierno de la paz a ser ministro en el gobierno de la guerra.

¿Andrés Felipe Arias?

Toda caricatura es mala.

¿César Gaviria?

Un presidente neoliberal al que hay que reconocerle que hoy está comprometido en la defensa del Estado de derecho.

¿Andrés Pastrana?

Tuvo muy buena voluntad, pero se equivocó en el método.

¿Fabio Valencia Cossio?

Un político en la justicia.

¿El procurador Ordóñez?

Un hombre de buenas intenciones pero que no es garantía de los derechos de los colombianos.

¿Germán Vargas Lleras?

Uno para ser candidato presidencial tiene que tener un título distinto a ser el descendiente de un ex presidente.

¿Sergio Fajardo?

Alguien que tiene que aclararle al país el tema de la ‘donbernabilidad’.

¿Carlos Gaviria Díaz?

Un defensor de los derechos que está incurriendo en el mismo error del Presidente cuando dice que no quiere ser
candidato pero que todo depende de una hecatombe.

¿Jaime Araújo?

Eso lo deben decir mis electores, pero me autodefiniría como el candidato de la defensa de los derechos y del Estado social y democrático de derecho.

Temas relacionados