El Liberal y la U, los de más simpatía

Encuesta sobre partidos políticos en Colombia determinó que al 7% de los encuestados les han comprado el voto.

Pese a las promesas “incumplibles” a las que acuden algunos políticos con tal de atrapar votos en época electoral, la realidad es que los colombianos esperan que sus dirigentes –por encima de la seguridad–, les ayuden a resolver simplemente las necesidades más básicas, es decir, salud, vivienda, empleo y educación, y que luchen contra la corrupción. Esa es una de las principales conclusiones que se desprende de la Encuesta Nacional sobre Partidos Políticos, presentada en el Hotel Tequendama de Bogotá por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) Colombia, la Corporación Transparencia por Colombia y el Instituto Republicano Internacional.

La directora de Transparencia por Colombia, Elisabeth Ungar, dijo que “la gente sobre todo espera que le den sus servicios básicos, porque lo que más les preocupa son la pobreza y el desempleo. Después viene el tema de seguridad y de que le solucionen el problema de conflicto armado y desplazamiento. Entonces, las personas sí identifican a los partidos con la posibilidad de que les resuelvan sus problemas básicos”, indicó.

Además, el estudio encontró que los partidos que despiertan la mayor simpatía en el electorado son el Liberal y la U. Y menos favorecidos, según el sondeo, resultaron Cambio Radical y el Conservador. La explicación de este fenómeno –a juicio del gerente de Invamer Gallup Colombia, Jorge Londoño–, es que el Partido Liberal se asocia a temas sociales como la pobreza, mientras que la U es asociado con la seguridad. Al mismo tiempo, el Partido Conservador habría perdido un espacio de posicionamiento, pues anteriormente era el abanderado de la ley y el orden y hoy ese espacio lo ocupa la U.

No obstante, Londoño recalcó que los resultados respecto al conservatismo no necesariamente influirán en la próxima consulta o en las elecciones legislativas del 14 de marzo, porque “en estos casos sí influye mucho la base electoral de cada individuo y el Partido Conservador es muy fuerte en ese sentido”.

Sin embargo, la encuesta revela también una tendencia de apatía hacia los partidos políticos. Al preguntarle a la gente con cuál partido se identificaba más, el 35% dijo que con ninguno, el 23% con el Liberal, el 20% con la U, el 9% con el Conservador, el 6,5% con el Polo, 2,5% con el Mira, el 2% con Cambio Radical y el 0,8% con el Verde.

Otra consulta de la encuesta que llamó la atención fue si a algún ciudadano le habían comprado el voto y el 7% respondió que sí. Les ofrecen dinero, alimentos, mercado y materiales para construcción. Además, el estudio determinó que el 22% de la población ha votado creyendo solamente en la promesa de algún político, que supuestamente cumpliría al llegar al poder.

La financiación también fue uno de los puntos del sondeo. Según el ex vicepresidente de la República Humberto de la Calle, la financiación de las campañas se está desplazando a lo local y cada vez menos a las campañas presidenciales y a las de Congreso. El problema es que el riesgo de que se filtren dineros ilegales aumenta, pero ni siquiera la financiación 100% estatal es la solución, pues para él,  esta alternativa es apenas una ilusión.

En este sentido, De la Calle criticó la debilidad del Consejo Nacional Electoral (CNE): “Ha mejorado mucho, pero sigue siendo débil y eso no es culpa de los magistrados, sino de la propia organización estructural. No tiene dientes, no tiene elementos suficientes, particularmente en el control de la financiación; todavía se violan los topes y hay donaciones en especie difíciles de registrar. Ningún país ha logrado vencer esto, pero en Colombia se agrega el problema del dinero negro de la presencia de las mafias”.

En la investigación también se les pidió a los colombianos calificar de 1 a 10 algunas personas e instituciones. El mejor calificado fue el presidente Álvaro Uribe con 7 y le seguían en su orden: las Fuerzas Militares con 6,8; los medios de comunicación con 6,3; el Gobierno con 6,3  y en último lugar estaba el Congreso de la República con 5,1. La encuesta fue realizada a 1.500 personas en todo el país, entre el 26 de noviembre y el 9 de diciembre de 2009.