Violencia afecta elecciones en 420 municipios

La Misión de Observación Electoral reconoce que los riesgos se han reducido en 27% del país.

Dos caras tiene el más reciente informe sobre los municipios de Colombia que presentan riesgos en los comicios de 2010 por acciones violentas, dado a conocer el viernes por la Misión de Observación Electoral (MOE). La positiva tiene que ver con la reducción de un 27% en el número de localidades en las que se percibe que existe este riesgo. La negativa señala que aún son 420 municipios de Colombia en los que los grupos armados ilegales ejercen algún tipo de presión sobre los candidatos o los votantes.

La situación más crítica se presenta en 146 localidades, donde el riesgo es calificado de extremo, en 83 municipios es alto y en 191, medio. Entre las capitales con riesgo extremo se encuentran las principales ciudades del país: Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Cartagena y Cúcuta.

Por grupos violentos, las bandas emergentes de los paramilitares, las Farc y el Eln son los que mayores acciones ejercen en el país en las jornadas preelectorales, aunque es evidente que su accionar se ha reducido.

“Nos satisface que el nivel de riesgo por violencia ha venido bajando. En las elecciones de 2007, 576 municipios del país presentaban riesgo, hoy son 420”, explicó Claudia López Hernández, coordinadora del Observatorio de la Democracia de la MOE, quien agregó que las principales disminuciones se han dado en el sur de Colombia, en departamentos como Putumayo, pero que la situación se ha complicado en otras regiones y calificó de dramática la tensión que se vive en la Costa Pacífica.

Frente a este tema, Ariel Ávila Martínez, coordinador del Observatorio del Conflicto Armado de la Corporación Nuevo Arco Iris, advirtió que en los departamentos del Valle y el Cauca es evidente la influencia que mantiene el ex congresista Juan Carlos Martínez (llamado a juicio por la Corte Suprema de Justicia por el escándalo de la parapolítica), pero advirtió que también preocupan los Llanos Orientales, debido a “la presencia de hombres de alías Cuchillo, de herederos de la parapolítica y del narcotráfico. Entre el 60 y el 70% de la población de los Llanos se mantiene en algún tipo de riesgo por razón electoral”.

Estas cifras las respalda el hecho de que los siete municipios de Arauca y los cuatro de Guaviare presentan algún tipo de riesgo. Un caso similar se presenta en Caquetá, donde el 81% del territorio tiene presiones de grupos armados ilegales. Cauca ocupa el quinto lugar con el 80% de sus municipios en riesgo.

Pero más allá de la violencia, que en las más recientes elecciones fue el principal riesgo para aspirantes y votantes, el estudio de la MOE concluye que en 2010 el asunto más preocupante es la financiación de las campañas con dineros provenientes del narcotráfico y la corrupción, seguida del posible fraude electoral y el tercero la coacción armada.

Otro de los asuntos que se abordaron en el estudio fue el del desplazamiento forzado. De acuerdo con Jorge Rojas, director ejecutivo de Codhes, las cifras oficiales señalan que en el último año se han desplazado de sus territorios 111.470 personas, “más de 54 mil mayores de edad. Queremos preguntar qué mecanismos se van a ejecutar para asegurar que estas personas puedan votar”, cuestionó el dirigente, quien explicó que la situación es delicada, sobre todo en 22 municipios del Pacífico.

Temas relacionados