‘La gente quiere un presidente, no un mandadero’

El precandidato verde Enrique Peñalosa le apuesta a superar la consulta conservadora.

Cuando los tenores Enrique Peñalosa, Antanas Mockus y ‘Lucho’ Garzón anunciaron que se medirían en una consulta interna el próximo 14 de marzo para escoger un candidato presidencial que representara al Partido Verde, el ambiente político todavía estaba condicionado al futuro de la reelección presidencial, como para marcar preferencias. Pero desde que se conoció el fallo de la Corte Constitucional, que le cerró la puerta al referendo reeleccionista, Enrique Peñalosa cuenta que las cosas cambiaron porque súbitamente los colombianos se encontraron con que en las próximas semanas tienen que elegir un presidente y su apuesta es que los tres precandidatos del Partido Verde tienen grandes posibilidades en la contienda.

¿Qué está en juego el domingo?

Crear un partido, porque no se trata sólo de ser elegido. De lo contrario me habría postulado a precandidato de otro movimiento o hubiera aceptado ser cabeza de lista de Senado. Queremos ser un partido donde los colombianos puedan hacer una política honesta y sin clientelismo.

¿Por qué cree que es una campaña distinta?

 Estamos trabajando en equipo. Uno está compitiendo y trata de ser titular, pero más importante de eso es que el equipo gane. Fuera de eso hemos disfrutado el tema. A la gente le parece que Noemí Sanín y Andrés Felipe Arias compiten, pero nadie conoce una diferencia entre el programa de uno y otro, porque están en medio de la agresión.

¿Qué significa medirse ante el Partido Conservador?

En las recientes encuestas se encontró que nosotros, que llevamos un mes en campaña, tenemos una intención de voto más alta que los conservadores. Uno ve que quienes quieren participar en la consulta azul buscan votar en contra de uno u otro. Invito a los colombianos a que nos ayuden a ganarle a la consulta conservadora, porque del candidato que escojan depende en gran medida su calidad de vida y la de su familia por muchos años.

¿No le preocupa que voten por ustedes en la consulta, pero no por sus listas a Congreso?

Para aspirar a la Presidencia necesitamos alcanzar en la lista de Senado y Cámara el umbral. Es decir, más del 2% del total de la votación —más de 190 mil votos—. Pero yo sé que vamos a tener ese respaldo para el Congreso. Más aún, creería que Gilma Jiménez (numero 1 al Senado del Partido Verde) va a ser la votación más alta del Senado y posiblemente histórica.

¿Piensa retomar ideas del uribismo?

Hay que construir sobre lo bueno del presidente Uribe, pero sí discrepo de los que se denominan uribistas, porque no puede haber continuidad del todo. No en la seguridad urbana, pues las tasas de homicidio están aumentando en todas las grandes ciudades. No en el desorden del sector salud. No en el déficit de vivienda.

¿Habrá influencia del uribismo en el próximo gobierno?

Estaré muy agradecido de los consejos que el presidente Uribe me dé, pero claramente no será una relación de subordinado. La gente sabe que tiene que escoger presidente, no mandadero de nadie.

¿Cómo les ha ido después del fallo del no a la reelección?

En Colombia hasta hace una semana la gente no le había prestado atención a la campaña presidencial. Tanto los que querían la reelección, como los que no la querían. Súbitamente los colombianos se encontraron con que en las próximas semanas tienen que escoger un presidente. La gente me ha dicho: iba a votar por Uribe, pero ahora voy a votar por usted.

¿A quién le hará el guiño Uribe?

No veo al Presidente angustiado porque su sucesor sea exclusivamente uribista. Al Presidente no le conviene comprometerse muy abiertamente con los denominados uribistas, porque esto puede terminar en una derrota que no le sirve.

¿Podría apoyar al de otro sector?

Yo no soy sabio, creo que no le conviene apoyar a nadie y que la parte más importante de su obra estaría garantizada por varias personas.

Cuando fue alcalde se le reconoció más por su trabajo de infraestructura y el espacio público, que por lo social...

Yo creo que hay caricaturas de lo que es Peñalosa. Yo invertí siete veces más en educación que en Transmilenio. Nosotros creamos el modelo de jardines sociales que hoy está utilizando el ICBF. Comenzamos la creación de megacolegios que después fueron continuados por Antanas Mockus y ‘Lucho’ Garzón. Construimos las bibliotecas que hoy tienen Bogotá y Medellín. Cuando terminé el gobierno estábamos entregando más de 200 mil refrigerios balanceados a los niños en los colegios. El modelo de lo que hicimos en Bogotá ha tenido un impacto inmenso en el país.


¿Qué destaca de su trabajo?

Mi característica es mi capacidad gerencial. Es decir, que logro resultados, pero no cualquier resultado. Lo que yo creo que explicaría todo lo que hice en mi gobierno es construcción de igualdad, pero igualdad es distinto que dar limosna. Yo gerencio para favorecer a los ciudadanos más vulnerables, a los niños, a nuestros viejos y a los más pobres.

¿Y desde su experiencia cómo ve la infraestructura del país?

Me parece que no se ha inaugurado una obra importante en los últimos ocho años. Creo que es fundamental tener gerencia en este campo. Uno no puede hacer un proyecto como el de 2.500 kilómetros que estuvieron determinados en gran medida por presiones políticas que ni tenían diseños. El proyecto de la Avenida Longitudinal en Bogotá muestra pésima planeación, es una obra que se debió haber hecho por concesión y no con recursos del Estado. Cuando los demás aeropuertos son la obra más importante en infraestructura en la mayoría de los países, aquí para el aeropuerto El Dorado no hay diseños. Hay que hacer una ley que estandarice los procedimientos de preparación de proyectos, que estandarice la elaboración de pliegos y la evaluación, para evitar problemas como los que se han visto en la calle 26.

¿Cómo evalúa el acuerdo con los transportadores en Bogotá?

Todos estamos de acuerdo con que sería deseable un Sistema Integrado de Transporte. Pero me preocupa si los estudios estaban bien hechos, decían que había que pagarles a los propietarios de buses el 0,8% mensual del valor del bus ¿Cómo es que en la primera noche de paro la Alcaldía ofrece el 1,5%? Es el doble, fue un ajuste casi del 100% . Entonces o los estudios estaban mal hechos o se tomó una decisión inmensamente irresponsable.

¿Cómo ha visto la jornada electoral?

Hay una cantidad de reformas que hay que hacer al sistema político. Por ejemplo, creo que debemos permitir que los funcionarios participen en política. Segundo, debe haber reelección por una vez de alcaldes y gobernadores. Tercero, debemos hacer una reforma a la Constitución en donde quede absolutamente claro que jamás en el futuro se modificarán las normas electorales para el período inmediatamente siguiente.

¿Si gana la consulta nombraría alguno de sus compañeros vicepresidente?

El que gane va a tener el respaldo de los otros y puede o no escoger el vicepresidente de sus colegas. En principio sería deseable tener un vicepresidente de otra región de país, pero obviamente aquí hay una sinergia muy especial. Somos tan distintos de la política convencional que a veces a la gente se le olvida que somos políticos. Cada uno de nosotros ha tenido más votos que todos los demás candidatos que están compitiendo a la Presidencia, con excepción de Noemí. Además, hemos tenido gobiernos exitosos. A Juan Manuel Santos todavía no lo han elegido ni a la junta directiva del edificio.

¿Por qué creer en los independientes?

Creo que muchos de los mejores gobernantes de los últimos 20 años son candidatos independientes. Antanas Mockus, Álvaro Uribe y muchos más. Pero creo que fue bastante equivocada la reforma política que busca favorecer a los partidos existentes y por eso tuvimos que salir con urgencia a crear un partido, porque de otra manera hubiéramos quedado en manos de 20 caciques. Lo que sí deberíamos hacer es un referendo para prohibir la reelección de congresistas por más de una sola vez.

¿Cuál es el legado de su padre?

Cuando era niño mi padre era el gerente de la reforma agraria cuando Colombia era un país rural en un 60% y estaban expropiando las fincas de los grandes terratenientes para dividirlas y titularlas a los campesinos, y muchos de esos terratenientes que estaban incorando eran los papás de mis compañeros de colegio. Desde el comienzo vi que el tema de la igualdad era importante. Cada cosa que yo hice en la Alcaldía la puedo explicar en términos de la igualdad. Mi padre decía que tenía que ser empresario porque no tenía oportunidad de ser nada importante en ese momento, pero tenía una obsesión por Colombia y lo que se debería hacer. Creo que me dejó unos legados de integridad, de igualdad y de gerencia. Mi padre era un megaejecutivo impresionante, pero una cosa que no tenía mi padre eran votos. La diferencia entre tener votos y ser un nombrado es como la tesis del dueño de la empresa y el gerente.