“No hice nada indebido”: Mauricio Trujillo

El candidato del Polo Democrático cree que erróneamente quieren asociar a ese partido con el chavismo.

Físico de la Universidad Nacional y residente en Francia desde hace 20 años, Mauricio Trujillo, candidato del Polo Democrático a la curul de los colombianos en el exterior, está en el ojo del huracán por cuenta de un video grabado el pasado 14 de enero y que se hizo público recientemente. Allí, Trujillo —a quien El Espectador entrevistó en Europa— aparece solicitando apoyo para su campaña a un funcionario de la Alcaldía de Ureña, Venezuela.

El video se conoce en momentos en que el presidente Álvaro Uribe ha señalado insistentemente que un gobierno extranjero está tratando de influir en las elecciones colombianas. Así lo ratificó ayer al diario El Mercurio, de Chile, al que le indicó que “un país extranjero” pretende “hacer de Colombia un rehén”.

¿Sabía de la existencia del video?

Fue una sorpresa. Ayer estaba preparándome para las elecciones y ahora no tengo un segundo de tranquilidad tratando de hacer entender que no hice nada indebido.

¿Por qué razón visitó la Alcaldía de Ureña?

Necesitábamos un local para reunirnos con los colombianos de la región y fuimos a pedir un salón social. Eso es lo que hacen todos los candidatos. Sólo que los que trabajamos con los colombianos en el exterior tenemos que pedir los salones a los mandatarios locales que, lógicamente, son extranjeros.

¿O sea que ha tenido reuniones como esa en otros lugares?

Por supuesto.  En varias ciudades de Estados Unidos, por ejemplo, hablé con funcionarios demócratas y republicanos porque ellos son los que autorizan el préstamo de un local.

Pero José Mercedes Canchica, alcalde encargado de Ureña, les habló a los colombianos de la región diciendo que eran afectos a su propio partido...

Es un comentario suyo. No lo conozco y no puedo ser responsable por lo que dicen otras personas, pero para distanciarme de ese comentario le dije que íbamos a presentar una propuesta a los colombianos y que cada uno de ellos decidiría.

¿No habría sido mejor evitar ese tipo de contactos?

Puede que sí, pero es que los colombianos en el extranjero son seis millones y están por todo el mundo. Es inevitable que para reunirlos haya que conseguir auditorios cercanos a los barrios donde viven, que muchas veces están lejos de los consulados.

La cuestión es si algún gobierno extranjero ha puesto dinero en su campaña...

Definitivamente no. De hecho, mi campaña ha sido más bien austera. La pagué con la mitad de mis cesantías y una vez tuve que pedirle a mi mamá $800.000. Hemos movido mucho la campaña por internet y hoy tuve que pedir un celular español para que me llamaran, porque si uso el mío el roaming  me sale impagable.

¿Lo sorprendió que Gustavo Petro fuera más bien discreto y no haya salido en su defensa?

He tratado de hablar con él, pero no ha sido posible. Creo que, como a todo el país, lo han informado a medias. Eso sí, él representa una convergencia de ideas que respeto y defiendo.

¿Este incidente afectará la campaña de Gustavo Petro?

No creo. Buscan que la gente asocie al Polo con el chavismo, cuando la realidad es que no tenemos nada que ver con ellos y Petro ha sido un crítico constante de las políticas de Chávez.

¿Y en qué paró lo de Ureña?

En nada. No volvimos porque no nos alcanzaba el dinero y preferimos hacer reuniones en lugares donde hubiera una mayor concentración de colombianos.

Temas relacionados

 

últimas noticias