Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 14 horas

ONG norteamericanas vigilan

El grupo de poderosas organizaciones le entregará el informe al Congreso de EE.UU.

Los últimos días no fueron los mejores en el propósito del Gobierno de Colombia de mejorar la imagen del país en Washington. El jueves se conoció un informe del Departamento de Estado en el que señaló que se mantienen “significativos” abusos a los derechos humanos en Colombia. Un día más tarde, la Misión Internacional de Observación Preelectoral (MIOP) entregó un análisis en el que advierte de irregularidades que se han cometido en los meses previos a los comicios que se celebran este domingo y que en algunos casos comprometen a la Agencia Acción Social.

En una primera comparecencia pública, el pasado 15 de febrero, los representantes de la Misión, encabezados por Ted Lewis, director de derechos humanos de Global Exchange, explicaron que mediante el programa “Familias en Acción” se presionaba a los votantes. Denuncia que fue ratificada en el informe final del equipo internacional dado a conocer esta semana. “Se ha evidenciado que funcionarios de Acción Social han presionado a los beneficiarios de los programas de la entidad para que asistan a reuniones con fines proselitistas o para que voten por los candidatos oficialistas que ellos promueven”.

Frente a estos pronunciamientos, Diego Molano, director de la Agencia Presidencial para la Acción Social y la Cooperación Internacional, ha insistido en solicitarles a los beneficiarios de la entidad denunciar cualquier presión para la entrega de las ayudas.

Asimismo, el análisis preelectoral explica que halló “incidencia de grupos armados ilegales en el proceso electoral”, posibilidades de “fraude y delitos electorales” mediante “compraventa de votos, uso irregular de documentos de identidad y uso de dinero público para favorecer a determinados candidatos o de dineros ilegales, especialmente del narcotráfico, para financiar campañas”.

A primera vista, los informes del Departamento de Estado y de la MIOP no tienen conexión, pero la verdad es que ambos son tenidos en cuenta por la administración estadounidense a la hora de aprobar la ayuda al país. En el caso de la Misión de Observación, un grupo de 22 personas visitó cuatro regiones del país entre el 8 y el 15 de febrero. Entre los observadores hubo profesionales de Canadá, Alemania, Reino Unido, Estados Unidos y México, pertenecientes a poderosas Organizaciones No Gubernamentales entre las que se destacan WOLA, Center for International Policy, Latinamerican & Caribbean Center Inc., Co – Development  Canada y Codey, con la coordinación de Global Exchange.

Aunque no es el objetivo primordial de la Misión, observadores como la franco-salvadoreña Marlene Velasco-Begué reconocen que el trabajo de las ONG sirve de referencia para tomar decisiones frente a los aportes de Estados Unidos a Colombia, que en la última década se acercan a los US$7 mil millones. “Los contribuyentes estadounidenses tienen interés en conocer de qué manera se están utilizando sus impuestos en Colombia, pues cabe recordar que es el país de la región que recibe mayores aportes de Washington”.

 Dichos dineros se reducirán en 2011, cuando serán de US$465 millones anuales, unos US$50 millones menos que los otorgados en el presente año, dentro del marco del Plan Colombia, puesto en marcha en las administraciones de Bill Clinton y Andrés Pastrana.

En medio de esta realidad toman importancia conceptos como los que emiten Global Exchange y el grupo de ONG que por primera vez visitó a Colombia para una misión de observación preelectoral. Para desarrollar esta labor escogió a los departamentos de Antioquia, Córdoba, Valle del Cauca y Santander. Hasta allí llegaron los investigadores para reunirse con líderes comunitarios, representantes de los partidos y funcionarios de los organismos de control.

Uno de los primeros resultados del trabajo de la Misión fue la carta que hizo pública el congresista Hank Johnson, demócrata por Georgia, el pasado 25 de febrero. La misiva rechaza las amenazas contra la vida que sufrió Martha Giraldo, testigo de la muerte de su padre, supuestamente a manos de hombres del Tercer Batallón de Alta Montaña del Ejército colombiano.

Giraldo, quien además es líder comunitaria, se reunió con Sascha Thompson, asesora del legislador Johnson en asuntos latinoamericanos y quien además participó del proceso de observación en Valle del Cauca. “Estoy profundamente preocupado con los reportes de amenazas en contra de la vida de la señora Giraldo, particularmente dada la cercanía a la reunión que Martha y otros familiares de víctimas de ejecuciones extrajudiciales en el Valle del Cauca sostuvieron con la funcionaria de mi oficina, Sascha Thompson”.

Este domingo, tres observadores internacionales pertenecientes a este conjunto de ONG estarán en Barranquilla observando la jornada electoral. Su idea es confirmar o desvirtuar los hallazgos de sus investigaciones en la época preelectoral. Los antecedentes no son los mejores.

Las 11 recomendaciones de la Misión

Además de la radiografía sobre el proceso preelectoral en el país, la Misión Internacional de Observación Internacional entregó 11 recomendaciones:

1. Modernizar las reglas de juego, modificando el Código Electoral que data de antes de 1991.

2. Mejorar la cultura política, labor que les corresponde al Ejecutivo, al Legislativo y a los partidos.

3. Fortalecer la Registraduría , una misión que recae  en Ejecutivo y el Congreso.

4.  Cambiar el sistema de identificación y el Censo Electoral,  pues hoy votan hasta  muertos.

5. Se necesitan acciones de descentralización del sistema electoral y de mayor participación ciudadana en el control de los procesos electorales.

6. Es urgente  fortalecer la justicia electoral y corregir la dispersión de esta tarea entre diferentes entidades.

7. El Estado  está en mora de combatir las bandas emergentes.

8. Es indispensable rediseñar la Ley de Garantías electorales, teniendo en cuenta la posibilidad de reelección presidencial.

9. Las misiones de observación  deben tener  más en cuenta la voz de los ciudadanos.

10. Respaldar las misiones de observación con la academia, los medios, partidos y organismos internacionales.

11. Se requiere  evitar el uso de  programas sociales con fines electorales.

Temas relacionados