Todos ganan, todos pierden

La posibilidad de una candidatura de convergencia contra el uribismo se abre espacio tras las elecciones de Congreso.

El surgimiento del Partido Verde como opción política en Colombia es un premio al esfuerzo de integración de tres vertientes políticas en un país en el que predominan los personalismos en la vida pública. Dicha concertación no fue fácil y tuvo sus orígenes en mayo de 2008, cuando en las huestes uribistas se debatía la idea de la segunda reelección presidencial. Este diario informó en aquella ocasión que dirigentes de distintos sectores iniciaban acercamientos con el convencimiento de que la única forma de enfrentarse con éxito al uribismo era a través de una coalición que mirara hacia el centro del espectro político.

Luis Eduardo Garzón, Antanas Mockus, César Gaviria, Gustavo Petro y Sergio Fajardo iniciaron la travesía, que no tardó en hallar obstáculos por las diferencias naturales entre los sectores que representan y por uno que otro interés personal.

Meses después,  Gaviria y Petro lideraron los procesos de consulta interna de sus partidos (el liberalismo y el Polo) en medio de amagos de disidencias por su interés manifiesto de buscar coaliciones para las elecciones. Los tres ex alcaldes, entre tanto, seguían buscando la forma de unirse y en 2009, con Enrique Peñalosa y Marta Lucía Ramírez, alcanzaron cierta figuración nacional bajo el apelativo de “Los quíntuples”.

Ramírez terminó derrotada este domingo en la consulta conservadora y Fajardo (de muy buena figuración en los sondeos para las presidenciales)   intentó en solitario llegar al Congreso con un movimiento nuevo y sin maquinaria política. El primer traspié de un aspirante hasta entonces sólido.

“Los trillizos” (Mockus, Peñalosa y Garzón), en cambio, alcanzaron cuatro curules en el Congreso bajo el paraguas del Partido Verde, y siguen con las puertas abiertas para las coaliciones. Las dos primeras opciones en ese sentido las tienen el Polo (de Petro) y el liberalismo (ahora liderado por Rafael Pardo), así como Fajardo, quien no parece ahora muy interesado en el tema.

Cada uno se proclama ganador a partir de una lectura distinta de los resultados de las elecciones de Congreso y, como el movimiento en las bancadas del Legislativo es el banderazo para las presidenciales, opositores y uribistas sacan cuentas acerca de sus posibilidades de poner jefe de Estado o influir en su elección. Por esa razón, unos y otros andan en el juego de las sumas y restas. ¿Qué ganó y qué perdió cada partido en las elecciones del domingo? Juzgue usted mismo.

Partido de la U

Gana

Es el colectivo político más fortalecido tras las elecciones de Congreso. Sube de 23 a 28 curules en el Senado y su jefe único, Juan Manuel Santos, se perfila como una de las principales cartas para las elecciones presidenciales de mayo.

Pierde

Pese a la elevada votación del partido, también se quedaron por fuera del Congreso varias de sus figuras como Nicolás Uribe, Jairo Clopatofsky, Luis Élmer Arenas y Jorge Enrique Gómez.

Partido Verde

Gana

Es un  oxígeno para la política colombiana y un estímulo al voto de opinión, así como a la búsqueda  de candidatos convergentes para enfrentar al uribismo. El triunfo de Antanas Mockus en la consulta interna deja al partido en una posición de privilegio a la hora de pensar en alianzas.

Pierde

Más que un punto negativo, existe expectativa por ver cómo lo harán sus fichas en el Congreso.

Partido Conservador 

Gana

Fue la segunda gran votación para el Senado. El hecho de que dos millones de personas hayan sufragado por sus listas al Congreso (o la consulta interna)  legitima su intención de tener aspirante propio para suceder a Álvaro Uribe.

Pierde

La puja entre Andrés Felipe Arias y Noemí Sanín, amenaza con dividir al partido para las presidenciales en caso de que el perdedor no acepte los resultados de la consulta interna.

Partido Liberal

Gana

Conservó las 15 curules que tenía en Senado, aumentó sus votos en la elección de Congreso y se consolidó como fuerza de oposición, pese a que lleva 12 años sin llegar a la Casa de Nariño y a los embates del Gobierno en la campaña.

Pierde

El crecimiento de la U y el conservatismo como las fuerzas mayoritarias en el Legislativo lo obliga a fortalecer su estrategia para las presidenciales y buscar alianzas.


PIN

Gana

Aunque esperaba más curules, logró una bancada de ocho senadores, suficiente para ser atractivo en la conformación de mayorías de cualquier gobierno. Su gestación desde  la cárcel de La Picota y con ex congresistas procesados por parapolítica o corrupción se convirtió en un desafío para el Estado ahora legitimado en las urnas.

Pierde

Samuel Arrieta, su cabeza de lista al Senado, se quemó.

Cambio Radical

Gana

Sobrevivió, aunque diezmado, a la aventura de hacer política en contra de la popularidad del presidente Álvaro Uribe.

Pierde

Afrontará la dureza de la sequía burocrática en plena campaña presidencial. Pierde a congresistas como Alfonso Valdivieso y a electores como Leonor Serrano, quienes se quemaron. Pierde votos en Bogotá y es el gran damnificado con la postulación de Juan Lozano por el Partido de la U.

Polo Democrático

Gana

Se fortalece el sector petrista y retrocede el radical, lo cual facilita la posibilidad de alianzas con otros partidos.

Pierde

Cede terreno en Nariño, en donde se explicaría la pérdida de dos de sus curules en Senado. También es víctima de la campaña cerrada de la izquierda que en pasadas elecciones le sirvió para favorecerse. Retrocede en su intención de ser el eje de una fuerza  de izquierda con vocación de poder.

MIRA

Gana

Se consolida como una fuerza cristiano-independiente moderada. Aumentó su cuota en el Congreso, al pasar de dos a tres senadores. También será objeto de coqueteos por parte de candidatos de distintos cortes para las elecciones presidenciales, lo cual lo valoriza como referente político en el país.

Pierde

Aunque aumentó su votación, esperaba por lo menos medio millón más.

Compromiso Ciudadano

Gana

Aunque los resultados fueron malos, ganó experiencia y de cualquier manera se hizo visible en el país. Participó en las elecciones sin maquinaria y con poca publicidad, lo cual también tiene su mérito.

Pierde

Pese a las advertencias para concretar una alianza con el Partido Verde, decidió postularse por separado para las elecciones de Congreso y pagó la novatada. Ello podría repercutir en contra del propio Sergio Fajardo, quien hoy es uno de los consentidos de las encuestas para las presidenciales.

Apertura Liberal

Pierde

Este cuestionado partido político se quedó sin representación en el Senado y perdió votos para la Cámara de Representantes, especialmente por la salida de sus listas de los candidatos avalados por Enilse López. Esperaba más votación con el respaldo de los candidatos de DMG, la controvertida captadora de recursos del hoy extraditado David Murcia Guzmán. Con estos resultados y según los datos reportados hasta el momento por la Registraduría, está en la lista de los colectivos que tienen en riesgo su personería jurídica.