Consulta azul, lejos de definirse

El Consejo Nacional Electoral le dará prioridad al reconteo de los votos de esta elección. El escrutinio se iniciará este martes.

Al rojo vivo están las cosas en la consulta conservadora para escoger a su candidato a la Presidencia de la República. Con el pasar de las horas y tras el cierre de las urnas, en lugar de aclararse el panorama la situación tiende a complicarse y ni Noemí Sanín ni Andrés Felipe Arias se muestran satisfechos con los resultados y ambos reclaman el triunfo.

El proceso sufrió un nuevo sobresalto con el último boletín de la Registraduría, dado a conocer el lunes a las 6:35 a.m., en el que la ex canciller le tomó 404 votos al ex ministro de Agricultura. Con el 51,77% de las mesas escrutadas, Sanín sumaba 577.305 sufragios frente a 576.901 de Arias. Ese dato terminó de enlodar un proceso que desde su inicio fue calificado de “irregular” por los propios precandidatos conservadores.

Hasta ese momento era Arias el ganador de la consulta azul, dado que en los boletines dados a conocer en la noche del domingo le llegó a tomar cerca de 11 mil votos a su contendora. Después de diversos pronunciamientos de las campañas, entre los que se encontraron llamados a que el proceso fuera vigilado por observadores internacionales y de sendos encuentros por separado de Noemí Sanín y Andrés Felipe Arias con el procurador general, Alejandro Ordóñez, y con los nueve magistrados del Consejo Nacional Electoral se decidió que a partir de hoy se reiniciará el escrutinio municipal de todos los votos partiendo de cero. Se espera concluir con esta labor este fin de semana.

“No será un conteo de afán, sino hecho por una Comisión Escrutadora, que debe contar los votos desde las 9:00 a.m., para más legitimidad”, declaró Carlos Ariel Sánchez, registrador nacional.

 Entre tanto, Adelina Cobo, magistrada del Consejo Nacional Electoral, confirmó que tanto Arias como Sanín solicitaron atención especial en el caso de Caldas. Ante esta petición los votos de los escrutinios municipales de ese departamento se trasladarán a Bogotá, una vez concluya el conteo en esa sección del país.

Ambos aspirantes solicitaron garantías y vigilancia de este nuevo proceso a los organismos de control y mientras Noemí Sanín declaró que la “consulta ha sido un desastre, aunque esté ganando”, Arias sostuvo: “La legitimidad de este proceso, que estamos seguros nos da la victoria a nosotros, depende de la transparencia”.

La situación tensa aún más la ya de por sí complicada relación entre Noemí Sanín y Andrés Felipe Arias, que quedó en evidencia durante la campaña, y la división interna del Partido Conservador. Algunos analistas consideran que los resultados de la consulta pueden ahondar más esa brecha y que ahora el reto para la colectividad azul es que el perdedor acepte los resultados, pues de lo contrario podrían llegar divididos a la primera vuelta presidencial.