“Me tiré al río”

Don Josué Ruiz, a sus 84 años, dice que después de su primer intento de suicidio jamás volvió a tratar de rebelarse contra la vida.

La desgracia comenzó cuando su esposa, con quien nunca tuvo hijos, rodó por las escaleras de su casa en el barrio Olaya Herrera de Bogotá y sufrió una parálisis severa. Tras el accidente, don Josué tuvo que invertir todo lo que tenía en el tratamiento de recuperación, pero finalmente sus esfuerzos fueron vanos el día que la muerte se llevó a su mujer. Lo perdió prácticamente todo y los pocos ahorros que le quedaron los gastó en cerveza tratando de deshacerse de los recuerdos.

Después de eso, como él mismo dice, quedó en la calle, viviendo de la caridad de sus amigos.

Cuenta el señor Ruiz que hace 14 años, un día cualquiera, viajó a Girardot, Cundinamarca, en busca de oportunidades de trabajo que nunca aparecieron. Se dirigió a una de las tiendas del pueblo y bebió hasta embriagarse. Al amanecer, intentó quitarse la vida. “Caminé hasta la orilla del río Magdalena. Tenía ganas de morir y me lancé al agua. No sé cómo, pero cuando desperté, me di cuenta de que unos balseros me habían salvado y que no paraba de botar agua por la boca”.

Actualmente, está viviendo en el Hogar Casa San Pablo, mucho más tranquilo: “puedo dormir, comer, hablar con la gente. Me siento bien aquí”.

Temas relacionados

 

últimas noticias